22 noviembre, 2017

Motivos para Celebrar una Boda Pequeña

Me encantan las bodas pequeñas, no puedo evitarlo. Me gusta organizarlas para otros, incluso la mía también fue una boda íntima, con poco más de 30 invitados.


Como wedding planner me atrae la facilidad para personalizarlas, la emotividad de la ceremonia, la implicación de los invitados y la posibilidad de centrarme en la calidad en lugar de en la cantidad.


De hecho, la mayor parte de las bodas que he organizado en los últimos años han tenido un número reducido de invitados, rondando los 70 de media.


Si os estáis planteando cómo será vuestra boda, a continuación quiero daros algunos motivos para celebrar una boda pequeña que quizás os convenzan.


Motivos para celebrar una boda pequeña


La organización


Aunque la organización de una boda es un asunto complejo de por sí, si se trata de una boda pequeña, el estrés y el trabajo se reduce en cierta medida.


Podréis preparar la boda con menos antelación que en el caso de las celebraciones más numerosas.


Podréis centraros en lo realmente importante. Una boda con muchos invitados requiere mucho trabajo y es muy fácil perderse en los detalles, en lugar de poner el foco en lo primordial: compartir vuestro compromiso mutuo con familia y amigos, agradeciéndoles su presencia con una fiesta. Es más importante saludar y charlar un rato con cada uno de los invitados, que perder el sueño porque no encontráis servilletas de lino en el mismo tono rosa lavanda que las flores de los centros de mesa.


Si queréis casaros fuera de vuestro lugar de residencia (destination weddings), una boda pequeña es la solución. La propia organización, los traslados y el alojamiento se organizan mejor para un número limitado de invitados.


Pareja de novios


El ahorro


Ahorraréis dinero, puesto que al reducirse el número de asistentes también se reduce el presupuesto. Aunque si no tenéis problemas en ese sentido, el hecho de recortar la lista de invitados os permitirá gastar más en la calidad y cantidad de los detalles y la personalización. O podréis invertir más dinero en la Luna de Miel, algo a tener en cuenta.  


Los invitados


Os obligaréis a elegir cuidadosamente a los invitados, eliminando compromisos y personas con las que no tengáis una relación estrecha.


Al restringir el número de invitados compartiréis ese día sólo con las personas que realmente os importan, lo que convertirá la boda en un momento realmente emotivo y especial.


Vuestros invitados se sentirán más cómodos, puesto que estarán en confianza. Incluso si algunos no se conocen entre sí, es más fácil que interaccionen en un grupo reducido que en uno muy grande. 


Podréis relajar el dress code de los invitados. O incluso pedirles que lleven un vestuario poco convencional: que vayan todos vestidos de un mismo color, que lleven trajes relacionados con la temática de la boda... Si hay muchos asistentes, es más difícil rebajar la formalidad  o imponer un código de vestuario fuera de lo normal.


Los invitados podrán participar en la boda, o al menos la mayoría de ellos. En la organización, leyendo en la ceremonia, participando en la ceremonia simbólica, en la animación...


Invitadas de boda


La ceremonia y la recepción


A la hora de encontrar el lugar para celebrar la ceremonia y la recepción podréis acceder a espacios originales y sorprendentes. Un número reducido de asistentes abre todo un mundo de posibilidades para encontrar lugares perfectos para la boda: la casa familiar, un chalet de alquiler, un loft, una casa rural, un jardín, un reservado en un restaurante, una pequeña bodega, un molino, una ermita, una sala en un pequeño ayuntamiento... Si bien es cierto que, si la boda es muy pequeña, no interesaréis como clientes en los espacios estándar en hoteles y fincas, que suelen estar diseñados para bodas con más invitados.
 

Encontrar fecha libre en los espacios pequeños y diferentes es más fácil que si se trata de los lugares más convencionales, puesto que suelen estar muy solicitados.


La ceremonia es más personal y emotiva. Las razones: si la relación con todos los invitados es cercana os será más fácil mostrar vuestros sentimientos, os sentiréis menos cohibidos a la hora de pronunciar los votos, las personas que participen durante la boda se sentirán más cómodas al hablar ante un público reducido y las ceremonias simbólicas tendrán más sentido.


La comida y bebida en la recepción podrá ser más creativa y de más calidad, incluso aunque no dediquéis mucho dinero a cada cubierto. Si en una finca con salones para 200 personas sugerís que os cambien un plato del menú, probablemente se muestren reacios; si le pedís lo mismo a una empresa de catering, para 50 en lugar de para 200, no tendréis ningún problema en personalizar el menú en todo o en parte. 

 
Mesa para boda


La decoración


Podréis crear decoraciones muy especiales. Como los espacios serán más pequeños, podréis dedicarle más tiempo y recursos a la decoración. Y, por otra parte, en lugares que no suelen celebrar demasiadas bodas, son más flexibles a la hora de permitir una decoración más elaborada. 


Si queréis una boda DiY os será más fácil dedicarle trabajo y tiempo a todos vuestros proyectos. Si la boda es muy grande os será materialmente imposible dedicaros al handmade bodil.


Decoración para boda


Las fotos


El fotógrafo podrá hacer fotos más creativas y emotivas, puesto que no estará obligado a perder tiempo (y paciencia) en mil y una fotos de grupo. Y como vosotros os sentiréis más cómodos que en una boda multitudinaria, las fotografías reflejarán ese estado y serán increíbles.


Y más...


La boda será más divertida, porque al estar en confianza todos estaréis más relajados y con ganas de fiesta. Incluso es más fácil preparar sorpresas y animación para todos.


Os será más fácil pasar tiempo juntos ese día, puesto que no tendréis que estar saludando a decenas de personas y preocupándoos de que todo esté en orden.


¿Cómo será vuestra boda? ¿Íntima o al más puro estilo boda de la realeza?





Post relacionados:

Consejos para una Boda Íntima
Cómo Organizar una Boda Secreta Sin Ser una Celebrity
¿A Quién No Invitar a la Boda? 
6 Ideas para Preparar (Bien) la Lista de Invitados 


La primera vez que apareció el post Motivos para Celebrar una Boda Pequeña fue en el blog de ¿Quien Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Motivos para celebrar una boda pequeña by ¿Quién dijo boda? - Arancha is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

15 noviembre, 2017

Cómo Organizar el Espacio de la Ceremonia

Cuando se organiza una boda la mayor parte del tiempo, el esfuerzo y el dinero se dedica a la recepción y a la fiesta posterior; aunque se le debería dedicar una buena parte de la atención a la ceremonia, puesto que es realmente el núcleo de la boda, la que le da sentido a todo lo demás. Y esto es válido para las bodas religiosas, las civiles o incluso las simbólicas.


Opino que son tan importantes, que merece la pena negarse a las ceremonias en serie, las que no tienen alma. Para lograr que ese momento ese emotivo y especial hay que cuidar el guión, los textos que se vayan a leer en ella, los votos y también el espacio en el que se va a celebrar.


Claro que, en el caso de que la boda sea religiosa, tendrás que plegarte a lo que te permita quien oficie la boda; aunque siempre puedes intentar negociar algunos cambios. Y si se trata de ceremonias civiles celebradas en dependencias oficiales, te dejarán poco margen para elegir cómo disponer el mobiliario, la decoración y lo que se diga o se lea en ellas.


Por eso siempre es más fácil tener una boda personalizada cuando es civil o simbólica y fuera de espacios oficiales. En este post quiero ayudarte precisamente a organizar el espacio de tu ceremonia con consejos básicos.


No te lo pierdas...


Cómo organizar el espacio de la ceremonia


La planificación


Dile no a los espacios sin personalidad, si te es posible. Si ves fotos de los montajes de ceremonias y todas son iguales, pide que te permitan personalizarlo a tu gusto... o cambia de lugar.


A la hora de planificar la zona de la ceremonia debes tener en cuenta las posibilidades del espacio, el número de invitados y el tipo de boda que tienes en mente.


En caso de que el espacio disponible sea reducido y el número de invitados sea alto, puedes dejar una zona libre de asientos en la parte trasera y en los laterales para que algunos asistentes sigan la ceremonia de pie. Eso sí, en este caso la ceremonia debe ser corta, por respeto a los asistentes que no puedan sentarse.


Los asientos


Las sillas deben ser bonitas, pero también funcionales. En ocasiones es fácil dejarse llevar por la creatividad, sin pensar en la comodidad de quienes se van a sentar en ellas. Si pones balas de heno a modo de asiento, ten presente que éste no es precisamente suave y que puede enganchar los tejidos delicados de los vestidos de fiesta. Si quieres utilizar las balas, no te olvides de forrarlas. O si vas a tener una boda a mediodía con sol, evita las sillas que se recalienten en exceso, como las de metal o plástico, o las que están forradas de materiales que mantienen mucho el calor.


La distancia entre asientos debe ser suficiente para que los asistentes estén confortables. Es una boda, no un vuelo en una compañía low cost.


La colocación de las sillas y el pasillo nupcial debe ser estética, pero ante todo debe ser práctica. 
 

Pasillo nupcial
 

La disposición y el acceso


A la hora de organizar la disposición de las sillas, se puede prescindir del orden tradicional.  No es necesario colocar dos bloques iguales de sillas, dejando un pasillo en medio, se pueden organizar las  en semicírculo, en círculo, en espiral, en "U", etc.  Incluso se pueden ordenar las sillas para que el pasillo nupcial cree formas sinuosas o geométricas, de ese modo alargaréis vuestra caminata hacia el altar, algo muy interesante en lugares en los que la sala no tiene mucho fondo.


El acceso desde el coche o lugar en el que esperéis cualquiera de los dos para entrar no debe ser muy alejado del pasillo nupcial. Especialmente si a ese trayecto van a transitar o esperar los invitados, porque hay muchas posibilidades de que os paren para saludaros y el comienzo de la ceremonia se ralentice. Por ejemplo, si celebras la boda en un hotel y para llegar al pasillo nupcial tienes que entrar por el aparcamiento y rodear buena parte del edificio hasta llegar al jardín en el que tendrá lugar la boda, te podrás encontrar con varios invitados o con clientes del hotel, te pondrás más nerviosa (todavía) y puede que tengas problemas con tu vestido o tu velo si el espacio es estrecho. Mejor planifica tu entrada desde otro lugar en el que tengas que pasear menos para llegar al pasillo nupcial.


El pasillo


Es conveniente que coloques algún elemento que marque el comienzo del pasillo nupcial propiamente dicho. Pueden ser elementos decorativos como flores o plantas, también puede ser una cinta al comienzo del pasillo para que la cortéis cuando entréis, o incluso una puerta como símbolo del camino que comenzáis con el matrimonio.


Es recomendable que pongas alguna decoración en la zona del pasillo, aunque hay que evitar aquellos elementos que puedan estorbar el paso del cortejo nupcial.


Pasillo nupcial en ceremonia de boda


Mi consejo es que cierres el pasillo, colocando cintas, guirnaldas o elementos que dificulten el acceso. Si el paso queda abierto, lo pisarán antes de que entréis vosotros y es fácil que lo ensucien o arrastren la decoración con los pies. Y cerrándolo también evitarás que lo crucen mientras camináis hacia el altar para saludaros, para hacer fotos (estorbando al fotógrafo) o para charlar con otros asistentes en medio de la ceremonia.


La mesa de la ceremonia


La mesa debe contar con espacio suficiente para que el oficiante pueda disponer sus herramientas de trabajo, tanto si se trata de una ceremonia religiosa como civil o simbólica.


La mesa o altar debe ser útil, no sólo un elemento decorativo. Nunca se me olvidará una boda en la que la decoradora le dijo al oficiante que colocase su guión y las actas en la mesa, pero sin desordenarla mucho... La mesa está para oficiar en primer lugar, si además está bellamente decorada, mejor.


La distancia de la mesa a vuestros asientos debe ser suficiente para que permita el paso de ambos con holgura, teniendo en cuenta el volumen de la falda del vestido y el velo. Aunque nunca debe estar demasiado lejos del oficiante, porque éste debe dirigirse a vosotros y la ceremonia puede quedar fría y distante. Y con más razón si tiene que entregaros un micrófono para que pronunciéis los votos, porque si está muy alejado, tendrá que estirarse o salir de detrás de la mesa o atril cada vez que tenga que daros el micro.


Lo ideal es que la mesa esté vestida, salvo que su diseño sea excepcional y justifique que se presente desnuda. Debe diferenciarse de las mesas de decoración, y eso se consigue cuando se viste debidamente. 


Mesa de ceremonia
 
 
Si hay otra mesa para colocar las actas o elementos para la ceremonia simbólica, es importante que esté situada en un lugar visible y al que se pueda acceder fácilmente. También hay que evitar que esté demasiado pegada a la mesa de ceremonias para no recargar es espacio.


En caso de que la ceremonia sea de mañana, evita las velas, porque éstas sólo se encienden en la tarde-noche. Y si se trata de una ceremonia a la caída del sol, ten cuidado con el viento a la hora de mantenerlas prendidas. 


La colocación de los novios


Lo habitual es que los novios se sienten dando la espalda a los invitados, con la novia situada a la izquierda y el novio a la derecha (según se mira hacia la mesa de ceremonias), aunque cada vez hay más parejas que prefieren situarse de cara a los invitados. En este caso lo ideal es colocar los asientos de los novios y la mesa de ceremonias mirando a los asistentes, pero formando un ligero ángulo. Si se coloca todo el mobiliario mirando en paralelo a la primera fila de invitados, podéis sentiros demasiado expuestos, además de que parecerá que se trata más de una conferencia que de una boda. 


Boda civil


La seguridad


Ten cuidado con las alfombras y moquetas. Deben estar hechas de un material que soporte bien las pisadas. Todavía recuerdo con horror un pasillo alfombrado por papel tipo kraft, sobre un suelo de grava. Un desastre total, que por cierto no diseñé yo. Según comenzaron a pisarlo las invitadas, se fue agujereando y ensuciando; de modo que cuando la novia hizo su entrada, parecía caminar sobre un periódico viejo y comido por las polillas en lugar de una alfombra nupcial. También es importante que estén bien aseguradas, porque podéis sufrir caídas y tropezones, tanto vosotros como los invitados. Y, por supuesto, hay que tener en cuenta que hay alfombras y moquetas que pueden manchar la cola de tu vestido o el velo si es largo.


Evita que en el camino hacia la mesa de ceremonias haya ningún tramo de escaleras, así se reducen las posibilidades de tropezar o caer. También es conveniente que no haya desniveles y que el suelo sea firme.


Con reserva...


Pon carteles con la palabra "reservado" o el nombre del invitado que quieres que se siente en  determinados asientos. Aunque te parezca mentira, hay quien se atreve a ocupar los primeros asientos para ver mejor, aunque no tenga una relación muy estrecha con vosotros. En las pequeñas iglesias de pueblo incluso te puedes encontrar con vecinas de la localidad que se ponen en primera fila sin sonrojo, incluso sin estar invitadas a la boda. Ocurre pocas veces, pero ocurre.


Cuidando a los invitados


Coloca a las personas que vayan a participar en la ceremonia en asientos más cercanos al pasillo central o a los laterales. Así no tendrán que molestar a otros invitados para llegar a la mesa de ceremonias.


Reserva los asientos con acceso más fácil para los invitados que tengan movilidad reducida. Si hay alguien en silla de ruedas, retira uno o dos asientos en los laterales para que pueda acomodarse sin dificultad.


Procura que la zona de la ceremonia tenga un suelo firme, si no es así, facilítale las cosas a los invitados. Protectores de tacón, pasarelas o tarimas pueden ser una gran idea en suelos de arena, grava o césped.


¿Tienes ya pensado cómo estará organizado el espacio de tu ceremonia de boda?





Post relacionados:

Todo lo que Debes Saber sobre el Pasillo Nupcial 
14 Tips para Decorar las Sillas de Tu Boda 
Reservar Asientos en la Iglesia o el Juzgado: Importante


La  primera vez que apareció el post Cómo Organizar el Espacio de la Ceremonia fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Cómo organizar la zona de la ceremonia by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

08 noviembre, 2017

Detalles para Tener con los Abuelos en la Boda

Si tenéis la suerte de poder disfrutar de vuestros abuelos y siempre han tenido un papel importante en vuestra vida, mimarlos el día de la boda será un bonito detalle que no olvidaréis ninguno de vosotros.


Y es que hay abuelos que son tan dulces, cariñosos, entregados, interesantes y divertidos, que merecen todo y más por parte de sus nietos. Por eso es casi imprescindibles tenerles presentes de una forma especial ese día.


Algunos detalles especiales para tener con los abuelos en la boda son:


Detalles para tener con los abuelos en la boda


La invitación


Entregadles la invitación en mano, si es posible. Para ellos será un momento muy especial y querrán compartirlo con vosotros y daros la enhorabuena en persona.
 

El vestido y los complementos


Invitad a las abuelas que os acompañen a la elección o alguna prueba del vestido. Eso sí, esto sólo os lo aconsejo si ellas son abiertas de mente y positivas. 


Pedidle a las abuelas el "algo viejo" o el "algo prestado". O a los abuelos en el caso de los novios. Un broche, unos pendientes, una mantilla, el vestido, una tiara, unos gemelos, un pisacorbatas, cualquier detalle os hará sentiros más unidos a ellos. Además se seguir la tradición más clásica de las bodas.


Novia con collar
Pídele a tu abuela esa joya especial para lucirla en tu boda


Hablando de los espacios


Hablad con los responsables de los lugares de la ceremonia y la recepción para que los abuelos, si tienen problemas de movilidad o salud, puedan acceder fácilmente y sentirse cómodos. Si es necesario que accedan por lugares sin escaleras o sin pendientes, es imprescindible pactarlo antes con los proveedores. También es importante hablar acerca de los asientos, si deben ser específicos o si es necesario dejar espacio para sillas de ruedas.


La ceremonia


Asignadles un buen asiento en la zona de la ceremonia que sea de fácil acceso y cerca de vosotros, para facilitarles que os vean y os escuchen en un día tan especial. También os recomiendo que reservéis esos lugares con un cartel con su nombre o con la palabra "Reservado".


Dadles un papel especial en la ceremonia invitándoles a leer algún texto o a participar activamente en el ritual simbólico (ceremonia de las velas, de la arena...).


Pedidle a las abuelas que sean las encargadas de arrojar pétalos antes de la entrada de la novia o de llevar la cola del vestido.


Abuela y nieta
¿Y si las abuelas fuesen las encargadas de las flores o de llevar la cola del vestido?


Ofrecedle un puesto a las abuelas entre las damas de honor. ¿Quién ha dicho que hay un límite de edad para acompañar a la novia el día de su boda? Ellas estarán encantadas y el resto de las damas de honor también.


Invitad a los abuelos a que se encarguen de llevar los anillos o las arras. Aunque suele ser una tarea encomendada a los niños más pequeños, lo cierto es que ellos estarán encantados de participar en la ceremonia de ese modo.


Las fotografías


Si vais a haceros un reportaje preboda, puede ser una buena idea pedirles que participen en él.  


Haceos fotos con ellos el día de la boda, independientemente del resto de la familia. Así se sentirán importantes por sí mismos, no sólo como parte del grupo familiar. Tras la boda os recomiendo que elijáis la mejor foto y se la regaléis enmarcada como recuerdo.


Pedid que el fotógrafo os haga una foto de todas las generaciones que estén presentes en la boda. Novia, madre y abuela (e hija de la novia si la tiene). Novio, padre y abuelo (e hijo si lo tiene). Si queréis una foto original y preciosa, podéis pedirle al fotógrafo que haga una instantánea de las manos de todas o de todos, como muestra de las diferentes generaciones.


La recepción


Haced un brindis en su honor en la recepción. Si vuestros abuelos ocupan un lugar importante en vuestro corazón, no hay forma más bonita y emotiva para demostrárselo.


Preocupaos de que el menú sea apropiado para ellos, pidiéndole al proveedor las preparaciones que necesiten: sin sal, sin azúcar...


Mesa de boda
Procurad que el menú sea apropiado también para los abuelos
 
 
Incluid algún plato o bebida que les pueda gustar mucho. Un pequeño detalle es suficiente. 


El baile


Reservad un baile para los abuelos y las abuelas. Les hará una tremenda ilusión. Es importante que elijáis un tema que sea apropiado para ellos, tanto para su capacidad física como para sus gustos musicales.


Incluid en la lista de temas que sonarán en la boda alguna canción que sea importante para ellos: con la que se enamoraron, la que más les gustaba bailar de novios...


Los regalos de los invitados


Invitadles a ellas (o ellos) a que os ayuden a preparar parte de la decoración o de los regalos para los invitados.


Podéis engatusar a las abuelas para que os den las recetas de esos platos maravillosos que tanto os encantan y ofrecerlos como regalo a los invitados, presentándolas en unos tarjetones decorados y cuidados. O incluso podríais meteros en la cocina con ellas para hacer unas galletas o unos bombones que sirvan de obsequio para los asistentes. Y también sería una buena idea incluir a los abuelos si son muy cocinillas.


Pequeños detalles


Regaladle un boutonniere a los abuelos y un corsage o prendido para las abuelas.


Corsage
Una buena idea: regaladle a las abuelas un corsage o un prendido


Incluid fotos de boda de vuestros padres y también de los abuelos en la decoración.


Y, sobre todo, dedicadles unos minutos de cariño y atención ese día.






Post relacionados:

Detalles para Tener con los Padres en la Boda que No Tienen Precio 
¿Regalos para los Padres en la Boda? (I) 
¿Regalos para los Padres en la Boda? (II)
¿Qué Hacer con los Padres que No son Padrinos? 


La primera vez que apareció el post Detalles para Tener con los Abuelos en la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Detalles para tener con los abuelos en la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

01 noviembre, 2017

Cómo Organizar la Boda Bilingüe Perfecta

La globalización es un hecho innegable, lo que implica que la multiculturalidad se extienda por la mayor parte del planeta. Y esa multiculturalidad también llega a las parejas.


Antes la norma era que ambos hubiesen nacido en el mismo país, en la misma región o incluso en la misma ciudad. Esto era debido a que la movilidad geográfica era mínima, por lo que lo habitual era encontrar pareja en el entorno en el que los dos se movían, el más cercano. Y que los dos sean de la misma zona y la misma cultura sigue siendo lo más frecuente, desde luego.


Pero también es cierto que cada vez se viaja más, además de por ocio, para trabajar o estudiar. Así que, por así decirlo, los horizontes del amor se amplían y muchas de las parejas que deciden formalizar su compromiso proceden de diferentes culturas.


Esto está convirtiendo las bodas bilingües en algo de lo más habitual. De hecho, en muchas de ellas incluso se dan más de dos idiomas. En varias de las últimas bodas que he organizado se ha dado el caso de que uno o ambos novios eran extranjeros, y con varios de los invitados provenientes de otros países distintos.


Y aunque pueda parecer un caos a primera vista, organizar una boda bilingüe no es algo complicado. Sólo hay que tener en cuenta algunos detalles, justo los que voy a contar a continuación, así que sigue leyendo si no quieres perdértelos...


Cómo organizar la boda bilingüe perfecta


Cuestión de corrección


Antes de nada asegúrate de que los dos conocéis bien la cultura del otro, para evitar meteduras de pata y situaciones incómodas con los invitados. Costumbres, expresiones, detalles, asegúrate de que ambos os manejáis con soltura en ambas culturas.


Procura evitar aquellos detalles que puedan ofender gravemente a los invitados de otras procedencias. No quiere decir que no seáis vosotros mismos, sino que tengáis una cierta deferencia con todos los asistentes.


Traducción de la papelería


Las invitaciones deben estar redactadas en ambos idiomas. Puedes encargar dos tipos de invitaciones, cada una en un idioma diferente. O puedes utilizar un único modelo con los textos en ambas lenguas. Lo importante es que todos se sientan incluidos a la hora de recibir la invitación.


Redactando invitaciones de boda


Si va a haber web de boda, los textos también deben estar traducidos a los dos idiomas. Incluso es una gran idea incluir información sobre ambas culturas y un minidiccionario con las frases o palabras más habituales de las dos lenguas y su traducción aproximada.


Los programas, seating, menús y tarjetas de regalos y agradecimiento deben estar escritas en los dos idiomas.


La ceremonia


Es importante incluir ambas lenguas en la ceremonia. Para conseguirlo cada uno de vosotros puede decir sus votos en su propio idioma, por ejemplo. También pueden leerse textos en las dos lenguas por parte de los invitados. Incluso puede haber alguien que traduzca los momentos más importantes.


Novios saliendo tras la ceremonia
 
 
Si te vas a decidir a pronunciar tus votos en el idioma de tu pareja, te recomiendo que lo hagas únicamente si te sientes segura y si lo has ensayado previamente. Puede ser una bonita sorpresa, pero asegúrate de que lo harás con dignidad... y sin decir ningún disparate.


El oficiante puede ser bilingüe, aunque si introducís cualquiera de las ideas anteriores no será estrictamente necesario.


El programa


Al tratarse de una boda intercultural, es muy interesante que haya un programa de boda. Cada cultura tiene una serie de costumbres nupciales que conveniente que haya uno o varios invitados que puedan ejercer de traductores entre los invitados, tanto durante la ceremonia, como en el cóctel o la recepción. A la hora del baile probablemente no será ya necesario, porque los invitados suelen haberse integrado en el ambiente general... y no hay nada que no solucione una copa de cava ;) Estos traductores son imprescindibles para ayudar a los familiares o amigos más cercanos. Es importante que sean personas de confianza, que quieran realizar esa labor en la boda y que tengan don de gentes.


La cartelería


La cartelería es importante, así que traduce todos los carteles y señalizaciones. Es la única forma de que todos los invitados sepan dónde se celebrará la ceremonia, el cóctel o el baile. Que tengan claro qué alimentos se sirven en cada corner o para qué son las bailarinas que hay en un cesto.


Cartel de boda en inglés


El cóctel y la recepción


Te aconsejo que te informes acerca de si el personal que servirá el catering se maneja bien en otros idiomas. No es imprescindible, pero sí será un punto a su favor a la hora de escogerlo si tu boda será bilingüe.


Lo ideal es que incluyas en el menú comida y bebida de ambas culturas. Procura que todos los invitados sepan el plato que es, cómo tomarlo, su historia...


Ten cuidado con la organización de las mesas. Puedes colocar a los invitados en las mesas procurando reunir a los que procedan del mismo país y/o hablen el mismo idioma, así facilitarás la conversación y que estén más cómodos. O puedes mezclar a invitados de diferentes culturas e idiomas para que interaccionen entre ellos, lo que puede ser un éxito absoluto... o un fracaso estrepitoso. Mi consejo: que mezcles siempre que los invitados que sientes a la mesa sean personas abiertas y divertidas, sin olvidarte de colocar a una o dos personas que sean capaces de hacer de traductores improvisados.


Coloca en las mesas tarjetas con "ayuda" para los que no hablen en la lengua mayoritaria. Puedes poner las frases más utilizadas durante la boda o las necesarias para interactuar a nivel básico con el resto de invitados (Hola - Mi nombre es... - Soy de... - ¡Vivan los novios!...).


Número de mesa en inglés


También puedes hacer unos pines o adhesivos para identificar a los invitados. Pon su nombre y la relación que os une con vosotros en los dos idiomas.


En caso de que haya brindis, lo ideal es que quien lo vaya a hacer lo tenga preparado de antemano, para poderlo traducir y dejarlo en las mesas de los invitados que vengan de fuera. Si no puede ser, procura que haya invitados que puedan traducírselo en el momento. 


Si va a haber proyecciones o diapositivas durante la recepción o el baile, te recomiendo que les pongas subtítulos.


Prepara actividades en las que puedan interactuar todos los invitados y que necesiten poco intercambio de palabras. Así se divertirán todos y nadie se sentirá excluido.


Si vas a entregar regalos para los invitados, procura que tengan algo que ver con ambas culturas y que sea de buen gusto.


Detalle para los invitados


El baile


Incorpora la música y las costumbres de los dos países, así todos los asistentes se sentirán representados.


¿Tu boda será multicultural? ¿Se hablará más de un idioma?






Post relacionados:

Todos los Secretos de una Destination Wedding
¿Qué Hacer Si Tenéis Invitados de Fuera de la Ciudad? (I) 
¿Qué Hacer Si Tenéis Invitados de Fuera de la Ciudad? (II)
Consejos para una Boda Íntima


La primera vez que apareció el post Cómo Organizar la Boda Bilingüe Perfecta fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Cómo organizar la boda bilingüe perfecta by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

25 octubre, 2017

Qué Evitar y Qué Hacer las 24 Horas Previas a la Boda

La agenda de una novia puede llegar a ser peor que la de un presidente de cualquier multinacional. Citas, visitas y decisiones de todo tipo llenan sus páginas sin compasión durante los meses previos a la boda; compromisos a los que hay que sumarles los laborales y los familiares que no tienen que ver con la boda. Todo un reto.


Lo ideal para que la agenda no sea un caos es ser muy organizada y seguir un método. Aunque quizás el momento más complicado para una novia sean las 24 horas anteriores al "día B", porque es fácil agobiarse o tomar malas decisiones por las prisas. 


Desde QdB queremos ayudarte a organizar esas horas, así que a continuación te vamos a contar lo que deberías evitar y lo que deberías hacer en esas horas previas a la boda


Venga, no te lo puedes perder...


Qué evitar y qué hacer las 24 horas previas a la boda


Lo que debes evitar


  • Exponerte a cambios bruscos de temperatura. Ten cuidado con el aire acondicionado, las corrientes de aire o los golpes de calor. Evítalos, porque te puedes arriesgar a enfermar justo antes de la boda. Ponte en situación: dirigirte al altar sin voz porque te has resfriado, o afrontar tu gran día con fiebre.

  • Tomar el sol o rayos UVA. Si te expones al sol en las 24 horas previas a la boda, tu piel pueden enrojecerse, quemarse o inflamarse. 

  • Probar alimentos o bebidas por primera vez. Aunque nunca hayas tenido una alergia alimentaria o si todo lo que comes te sienta de maravilla, lo más recomendable es no tentar a la suerte probando cosas nuevas. Imagina que tu rostro se hinche o te aparezcan granitos, o peor aún, que tengan que ingresarte en el hospital para tratarte una alergia grave.

  • Tomar alimentos que provoquen la retención de líquidos o la hinchazón abdominal, porque te sentirás incómoda con tu vestido, incluso puedes tener dificultades para cerrarlo. Y con tus zapatos, porque te apretarán más de la cuenta. Los sospechosos habituales: legumbres, col, mascar chicle, alimentos precocinados, embutidos, quesos curados, pizzas, snacks, alimentos con mucha sal, azúcar y harinas refinadas, etc. 


Abrochando el vestido de novia
Ten cuidado con la alimentación si quieres poder abrochar tu vestido


  • Beber alcohol en exceso. El alcohol te hará retener líquidos sobre todo en el abdomen y las piernas, además de embotarte los sentidos justo cuando debes estar más alerta. Una copa de vino o de cava o una cerveza no te harán daño, incluso pueden servir para relajarte mientras te das un baño o charlas con una buena amiga la noche anterior a la boda, y otra muy distinta agarrar una melopea XXL. 

  • Hacer ejercicios bruscos o deportes de riesgo. Las razones para evitarlos: agujetas, contracturas o lesiones. ¿No querrás ir al altar con el brazo en cabestrillo? Eso sí, hacer ejercicio con una intensidad media puede ayudarte a incrementar tu energía y/o relajarte. 

  • Hacerte la pedicura o la manicura. Si la pedicura es demasiado radical, incluso puede impedirte andar con comodidad. No me digas que tras una sesión de podólogo o pedicura no has acabado con dolor en la planta del pie o en algún dedo y has necesitado ponerte una gasa y un esparadrapo para poder caminar sin ver las estrellas. Cuando se retiran las callosidades o se cortan las uñas difíciles, lo cierto es que el pie se queda dolorido, justo lo que no necesitas antes de la boda. Y en cuanto a la manicura, puede ocurrirte lo mismo, un cortecito, una retirada de cutículas demasiado concienzuda... Deja los cuidados de los pies para dos o tres días antes de la boda. Con los esmaltados semipermanentes ya no tendrás que temer que se salte una uña o que toques algún producto abrasivo y se estropee el esmalte, así que puedes hacértela con una par de día de antelación. 


Manicura
Evita hacerte la manicura y la pedicura 24 horas antes


  • Depilarte. No te depiles en las 24 horas anteriores a la boda, porque te arriesgas a que alguna quemadura o irritación te arruine tu día. 

  • Hacerte tratamientos de belleza, especialmente si no los has probado nunca. Con los tratamientos ocurre lo mismo que con la comida, es mejor no probar nada nuevo por si experimentas algún efecto inesperado. Incluso algunos tratamientos, aunque te los hagas habitualmente, no deberías recibirlos las 24 horas antes de la boda: higiene facial, fotorrejuvenecimiento facial (IPL), tratamientos con ácidos, etc. Lo que sí puedes hacer el último día son los tratamientos con manipulación manual y productos suaves (y conocidos). 

  • Probar cosméticos nuevos. ¿No querrás arriesgarte a una alergia o una reacción inesperada? Si tienes intención de cambiar de productos de cara a la boda, comienza a utilizarlos una par de semanas antes, para descartar reacciones desagradables. 

  • Utilizar autobronceador, tanto en casa como en cabina. No, no y no. Si por lo que sea el acabado no es perfecto, no tendrás margen para solucionarlo. Y, por otra parte, hay productos (sobre todo de cabina) que pueden acabar manchando tu vestido en cuanto te lo pongas y comiences a sudar. Es mejor utilizar los autobronceadores dos o tres días antes. Además el resultado será más natural. 

  • Trasnochar. Ya trasnocharás el día de la boda. La noche antes procura acostarte temprano para levantarte al día siguiente con la mejor cara posible. Incluso aunque te cueste dormirte, permanecer tumbada te ayudará a evitar la hinchazón de tu rostro, tu abdomen y tus piernas. 

  • Estresarte. Ya sé que es difícil decirle eso a una novia cuando quedan apenas 24 horas para su boda, pero es imprescindible que lo intentes. El estrés se reflejará en tu rostro... y en tu actitud. Utiliza las herramientas que mejor funcionen contigo. Hay quien se relaja con un baño caliente, con un buen libro, escuchando su música favorita, sacando a pasear a su perro o haciendo unos minutos de yoga. Elige el tuyo y disfruta de ese momento. Y no te olvides de respirar...

  • Discutir. No discutas bajo ningún concepto. Con nadie. No merece la pena que te enfades cuando te espera un día tan feliz y ajetreado. Si tienes motivos, toma nota mental de ello y discute con quien sea el día después de la boda. Aplícate lo que dijo Scarlett O'Hara en "Lo que el viento se llevó": "no pensaré en ello ahora, ya pensaré en eso mañana". Incluso puede que si pospones el enfado al final te des cuenta de que quizás ni merecía la pena el esfuerzo. 

  • Ir a trabajar. Es un campo minado para ti, porque te estresarás (y te estresarán), además de cansarte más de la cuenta. Y te lo digo por experiencia. El día de antes tómatelo para ti, lo agradecerás. 

  • Estar pendiente del teléfono o el correo electrónico. Desconéctalos para evitar la tentación. O déjaselos a alguien de confianza y atiende únicamente las urgencias. Te aconsejo que delegues todo (o casi todo) en una o varias personas el día antes de la boda, te sentirás menos agobiada y disfrutarás más de los preparativos. 


Mirando el móvil
Desconéctate del móvil y el correo electrónico


  • Escribir los votos. Si no los has escrito ya, es mejor que lo dejes, porque los nervios de las horas previas no son los mejores amigos de la creatividad. Y si no consigues escribir lo que quieres en esas circunstancias, tu nivel de estrés llegará a proporciones épicas. Haz un esfuerzo y redáctalos con tiempo. Y si no, olvídate de ellos. 

  • Ponerte el vestido. No, por favor, no caigas en la tentación de probarte el vestido unas horas antes de la boda, porque es una forma de llamar con megáfono al desastre. Se puede manchar, se puede romper, puedes ponértelo en un momento bajo y verte horrorosa con él...


Probándose el vestido de novia
Evita ponerte el vestido de novia las horas previas a la boda


  • Hacer cambios de última hora. Si eres muy creativa o muy perfeccionista es fácil que caigas en esta trampa. Deja todo como está, porque si hace unas horas estaba bien, también lo estará después. Normalmente estas modificaciones in extremis salen mal, siempre.


Lo que debes hacer


  • Comer saludable y ligero. Te sentirás liviana, cómoda y con más energía. Procura que la dieta de las horas antes sea equilibrada. Si no te ves capaz de llevarlo a la práctica por ti misma, hay empresas que te preparan los platos para todo el día, todos muy equilibrados y servidos a domicilio. No tienes excusas. 


Smoothies


  • Beber mucha agua. Servirá para deshincharte y para sentirte más despierta y vital. 

  • Un rato de spa. Una sesión de spa te ayudará a relajarte, a dormir mejor y a sentirte más feliz. 


Spa
Regálate una sesión de spa


  • Pasar tiempo con los pies en alto. Así tus piernas y tus pies estarán más descansados y ligeros. Piensa que el día de la boda pasarás mucho tiempo de pie, por lo que todos los mimos que les puedas dar el día antes es de agradecer. Si además te pones un gel frío, incrementarás sus efectos beneficiosos. 

  • Respirar. De forma profunda y tranquila. Si estás muy nerviosa te templará los nervios y te ayudará a ver las cosas con perspectiva. 

  • Dormir bien. Procura dormir al menos 8 horas seguidas. La habitación debe estar a una temperatura agradable, bien ventilada y sin distracciones. Esto te ayudará a estar más descansada y dinámica el día de la boda, además de tener un buen aspecto.

  • Pasar un tiempo sola. Los días antes de la boda lo habitual es que las novias estén siempre acompañadas, bien por amigos o familiares o por proveedores (peluqueros, manicuras, pedicuras, fotógrafos, coordinadores...), aunque es muy recomendable reservar unos minutos para estar sola, con tus propios pensamientos y haciendo algo que te guste. 

  • Reservar un rato para pasarlo con alguien que te transmita serenidad. Igual que es recomendable estar un rato a solas, también lo es compartir unos minutos con esas personas que aportan tranquilidad y energía positiva. Deja unos minutos libres para charlar por teléfono con tu mejor amiga o para tomar un café con tu hermana favorita. 


Amigas tomando café
Reserva un rato para tomar un café con una amiga


  • Dedicar unos minutos a algo que te guste y te divierta. Haz algo que te encante, algo con lo que fluyas. De esa forma despejarás la mente y te sentirás serena y feliz, justo el estado de ánimo que necesitas para un día tan importante. Da lo mismo que sea hacer crochet, regar las plantas o jugar a videojuegos, lo importante es que te haga sentir bien.

  • Confirmar todos los detalles con los proveedores. Antes de desconectar del todo, habla con todos tus proveedores para comprobar que todo está OK. Si son profesionales, todo estará atado y bien atado, pero tú te sentirás más tranquila si te lo dicen de viva voz. O envíales un correo electrónico. Aunque lo ideal es que estas comprobaciones las hagan las personas en las que hayas delegado. 

  • Dejar preparado todo lo que tengas que llevar al día siguiente, desde el neceser hasta la documentación. Si te lo tomas como un momento relajante, en lugar de otra obligación estresante más, te servirá para centrarte. Y evitarás las prisas y los disgustos de última hora. 

  • Dejar preparada la maleta para la noche siguiente, si te vas de viaje de Luna de Miel o dormís en un hotel. Lo mejor sería que tuvieses la maleta lista desde hace varios días y sólo te dedicases a comprobar que todo está en orden. 

  • Dejar el teléfono en silencio. Una vez hechas las comprobaciones, deberías silenciar el teléfono. Si hay algo urgente, diles a todos que se pongan en contacto con las personas de tu confianza que hayas designado. No es el momento para molestarte con tonterías.

 
Y, sobre todo, no te olvides de disfrutar de las horas previas a la boda. Son instantes preciosos. 






Post relacionados:

Cómo Conservar la Calma Durante la Boda
No Siempre Podrá Ser Todo Como Tú Quieres... 
Cronograma de Belleza para la Novia 
Belleza de la Novia: a Evitar la Semana Antes
7 Tips para el Bronceado Perfecto para la Novia
El "Plan B" en las Bodas: Imprescindible 


La primera vez que apareció el post Qué Evitar y Qué Hacer las 24 Horas Previas a la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Qué evitar y qué hacer las 24 horas previas a la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.