03 agosto, 2022

Los Novios No Deberían Preocuparse de Nada el Día de la Boda

Hay muchas parejas que prefieren organizar la boda sin ayuda, y me parece bien. Desde aquí siempre os recomendaré que contratéis a una organizadora profesional, porque no ha organizado una sola boda, sino muchas, tiene experiencia, formación y contactos para que podáis tener la ceremonia, la recepción y la fiesta de vuestros sueños. Pero en última instancia la decisión siempre será vuestra, por supuesto.


Pero lo que no me parece bien en absoluto es que sean los novios los que se encarguen de todo también el día de la boda, porque con casi seguridad terminará en desastre.


En este post quiero daros los motivos por los que los novios no deberían preocuparse de nada el día de la boda, más allá de disfrutar y atender a sus invitados.

 

Los novios no deberían preocuparse de nada el día de la boda

 

La probabilidad de que algo salga mal cuando son los propios novios se encargan de todo el día de la boda es mucho mayor que si han designado a alguien de su confianza para que lo haga o si han contratado a una wedding planner.  


El día de la boda es ya de por sí estresante (y trepidante), por lo que no conviene añadir más responsabilidades y preocupaciones. 


Novios posando delante de una puerta mirándose, ella con la mano en la frente

 

Os impedirá disfrutar de la boda, puesto que tendréis que estar pendientes de todo y de todos.

 

No podréis estar atentos a todos los detalles, por mucho que os empeñéis. Es materialmente imposible estar dando el sí, quiero en la ceremonia y comprobando que en las mesas de la recepción se han colocado los servilleteros con sus correspondientes flores sobre cada plato. También lo es estar peinándose en la habitación del hotel al mismo tiempo que se está recibiendo a los músicos en la iglesia.

 

Si estáis pendientes de cada detalle, de la labor de cada proveedor y de que se respete el timing de la boda, no podréis atender a los invitados como es debido. 

 

Novia abrazando a un invitado durante la fiesta

 

Os daréis cuenta de aquello que salga mal, así que os frustraréis y os enfadaréis, y con casi toda seguridad os sea difícil solucionar cualquier problema que pueda surgir.

 

Estaréis de por sí nerviosos, por lo que si surge algún inconveniente, por nimio que sea, haréis un mundo de ello. Es probable que vuestra reacción sea excesiva y que no sepáis comunicar debidamente el problema y lo que esperáis al responsable, lo que impedirá que todo se solucione rápido y bien. 

 

Por otra parte, como estaréis ocupados en muchas cosas al mismo tiempo, es muy posible que se os pasen por alto los verdaderos problemas y errores de organización. 


Novios saliendo de la ceremonia con los invitados haciéndoles un pasillo y lanzándoles confetti

 

Los proveedores no suelen atender las quejas de los propios novios durante la boda del mismo modo que lo hacen con una wedding planner profesional. 

 

Los invitados, además de sentirse desatendidos, tendrán la sensación de improvisación y mala organización.  

 

El día de la boda es para que disfrutéis de cada instante, no para que os preocupéis de cada detalle de la organización.


 

Post relacionados:

Wedding Planner, Coordinador, Director, Decorador... ¿A Quién Contrato? 

La Coordinadora del Día de la Boda: Tranquilidad a la Vista 

No Siempre Podrá Ser Todo Como Tú Quieres... 

Consejos para Organizar una Boda DiY

 

La primera vez que apareció el post Los Novios No Deberían Preocuparse de Nada el Día de la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Los novios no deberían de preocuparse de nada el día de la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.