11 julio, 2018

Las "Actas" en las Ceremonias Simbólicas

Cada vez más parejas eligen celebrar una ceremonia simbólica. Hay novios que quieren una ceremonia de este tipo porque la boda civil (con valor legal) se celebra en un día laborable y no pueden compartirla con la mayor parte de la familia y amigos, porque no pueden dejar sus obligaciones para asistir; así que optan por celebrar una boda a medida el día y en el lugar que ellos eligen. Otros lo hacen porque quieren una ceremonia bonita y emotiva, alejada de la frialdad de las bodas civiles legales, para compartir con las personas a las que quieren. Incluso los hay que han reservado el espacio para la recepción y la fiesta con antelación y no han conseguido la misma fecha para que se celebre la boda civil, porque el Registro en el que inician los trámites tiene sobrecarga de trabajo y asigna las fechas con muchísimo retraso, o porque han tenido dificultades con el expediente.


Y lo cierto es que una ceremonia simbólica bien diseñada y ejecutada puede convertirse en un momento inolvidable, tanto para la pareja como para los invitados. Doy fe de que los novios, sabiendo que no tiene valor legal y habiendo participado en la preparación de la ceremonia, incluso habiéndola ensayado, ese día se emocionan mucho, muchísimo. Creo que en todas las ceremonias simbólicas que he organizado o que incluso he oficiado, no ha habido ni una sola en la que uno de los miembros de la pareja, o ambos, hayan derramado algunas (o muchas) lágrimas de felicidad.


Para que la ceremonia sea perfecta hay que cuidar muchos detalles: el guion, los participantes, el espacio, la decoración... y también las actas.


En una boda civil con valor legal se firman el Acta de Matrimonio, que es ni más ni menos que un documento oficial que certifica que el matrimonio se ha celebrado y que los dos contrayentes han establecido una relación matrimonial desde el momento de su firma.


Y aunque pueda parecer que un Acta de Matrimonio no tiene cabida en una ceremonia simbólica, puesto que ésta no tiene validez legal, siempre recomiendo que los novios la incluyan en su boda a medida. Los motivos para hacerlo son estos:


  • Es una manera de tener un recordatorio de ese día, más allá del consabido Libro de Firmas.
  • La firma del Acta es una forma de ratificar ante la pareja el compromiso que habéis adquirido, no ante la Ley, sino el uno ante el otro; algo con mucho más valor emocional y espiritual. 
  • Permite que el fotógrafo pueda captar el momento de las firmas, que da mucho juego, tanto en las bodas reales como en las simbólicas.
  • Es una forma de darles a determinados invitados un lugar especial: padrinos, padres de ambos, amigos muy íntimos, etc. 


A continuación encontrarás todas las claves para acertar con el Acta de vuestra boda simbólica, te invito a que sigas leyendo y las descubras...


Las "actas" en las ceremonias simbólicas


Tipos de Actas


Las Actas para una ceremonia simbólica pueden ser:


  • Imitando a las Actas Matrimoniales oficiales. Aunque en este caso es importante que su diseño no pueda dar lugar a equivocaciones, puesto que ni es un documento legal ni debe parecerlo.
  • Formales. Con un texto base parecido a las oficiales, pero con un estilo más personal, aunque manteniendo la formalidad.
  • Informales. Con un texto diseñado por vosotros, más relajado y emotivo.

Modelo de acta matrimonial
Un acta matrimonial oficial sería parecida a ésta, por lo que podría ser la base de una versión más formal para una ceremonia simbólica


Qué información debe aparecer


En un Acta de Matrimonio deberían figurar unos datos mínimos:


  • El lugar de celebración, tanto la localidad como el espacio en el que tiene lugar.
  • La fecha.
  • Los nombres de la pareja.
  • Lo que se celebra: el matrimonio, el ritual simbólico, etc.
  • Las firmas de ambos.


Aunque también sería recomendable que incluyese:


  • La hora de celebración.
  • Los nombres de los testigos.


Ejemplo de acta para una ceremonia simbólica
Ejemplo de acta para una ceremonia simbólica


El diseño


Lo ideal es que el diseño y la tipografía sean coherentes con el resto de papelería de la boda (invitaciones, tarjetas de agradecimiento, menús, etc.).


Si no tienes muy claro cómo debe ser el Acta, te aconsejo que recurras a un profesional del diseño gráfico o que busques algo muy sencillo que puedas hacer tú.


Puede constar de una única página o más de una, dependiendo de cuántos testigos vayan a firmar el Acta. En cualquier caso, el texto principal no debería exceder de las dos páginas, aunque luego se le añadan páginas extras para las firmas.


El papel debe ser de cierta calidad y puede imprimirse en una impresora doméstica de calidad o bien encargar el trabajo a una imprenta.
 

Ejemplo de acta para una ceremonia simbólica


Y más...


Para terminar te doy algunos consejos que pueden serte útiles en relación con las Actas:


  • Toma un pedazo del mismo papel en el que irá impresa el Acta y haz una prueba con diferentes bolígrafos o plumas para comprobar que escriben sin problemas y así evitarás disgustos el mismo día de la boda.
  • Comprueba que la tinta seca bien y rápido sobre el papel, porque hay algunos bolígrafos que no lo hacen y corres el riesgo de que la tinta se emborrone al firmar vosotros y los testigos.
  • Prepara dos copias, por si hubiese algún problema con una de ellas. Pueden ocurrir mil cosas y no querrás quedarte sin el Acta el día de la boda.
  • Si vas a contratar a un maestro de ceremonias para que oficie la boda, concierta que sea él o ella quien se encargue de llevar el Acta a la ceremonia, así no habrá olvidos inesperados.
  • Ten previsto un sobre para guardar el Acta tras las firmas, de esa forma no se estropeará.
  • Pídele a una persona de tu confianza que lo guarde cuando termine la ceremonia, porque en caso contrario es muy probable que termine perdiéndose.


Y ahora ya tienes las claves para preparar un Acta de Matrimonio perfecta. ¿Cómo será la tuya?



 

Post relacionados:

La Ceremonia Simbólica Perfecta 
Ceremonias Simbólicas para Boda de lo Más Inspirador 
Cómo Hacer la Renovación de Votos
Textos para la Ceremonia de Boda


La primera vez que apareció el post Las "Actas" en las Ceremonias Simbólicas fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Las "actas" en las ceremonias simbólicas by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

04 julio, 2018

Errores Imperdonables en los Invitados a una Boda

¿Te han invitado a una boda? Si la respuesta es sí, enhorabuena. Porque te han invitado a participar de un momento muy especial para los novios, en el que te agasajarán con comida y bebida, y en el que todo ello terminará con una divertida fiesta. Y, lo más importante, la mayor parte de lo que va a ocurrir está pensado para ti, porque la pareja que se casa piensa en sus invitados en cada paso de la organización de su boda. Quieren que sientas emoción, sorpresa, diversión, incluso un puntito de envidia.


Y si los novios se preocupan tanto por los asistentes a su boda... ¿por qué  no corresponderles con un comportamiento adecuado? Por eso, en este post quiero recordarte algunos de los errores realmente imperdonables en los invitados a una boda.


Errores imperdonables en los invitados a una boda


Antes de la boda


No confirmar la asistencia, especialmente si se ha incluido el S.R.C. o R.S.V.P. en las invitaciones. A la hora de decidir el número de menús que es necesario encargar (y pagar) al proveedor de gastronomía y de organizar el salón en el que se sirva la recepción, es importante conocer el número de invitados que asistirán a la boda, o al menos el más aproximado posible.


Agobiar a la novia antes de la ceremonia. Es importante no apabullar a la novia antes de la boda con llamadas y visitas tanto mismo día de la boda como los días inmediatamente anteriores. Salvo que seas alguien muy cercano y que tengas participación directa el día de la boda, no molestes a los novios y espérate a que termine la ceremonia.


Enviar mensajes a los novios justo antes de la boda para consultarles algo. Aunque no lo parezca, hay invitados que son capaces de llamar o mensajear a los novios antes de salir hacia la ceremonia para preguntarles por la dirección del aparcamiento o cuál es el mejor camino para llegar al juzgado. Eso, nunca.


El vestuario


Utilizar color blanco o marfil, incluso aunque la novia no utilice esos colores en su vestido. Nada más que añadir. 


Invitada de boda con vestido color blush sentada en un columpio
Nada de blanco, marfil... ni tampoco colores maquillaje o cualquier otro que pueda ser "nupcial"


Vestirse para competir con la novia. La protagonista el día de la boda, al menos si hablamos de vestuario, es la novia. No conviene excederse con un modelo demasiado lujoso o llamativo.


Llevar chaqué o esmoquin si no se es el novio, el padrino o alguno de los testigos. El que marca el vestuario que llevarán los hombres invitados a la boda es el novio, si él lleva traje oscuro, el resto de los invitados deberán llevar traje, nunca chaqué, ni esmoquin, ni frac. Si él lleva chaqué, podrán llevar chaqué el padrino y los testigos o groomsmen, si así lo autoriza. Si el novio lleva esmoquin, ocurrirá lo mismo.


Ir excesivamente informal. Salvo que así lo indiquen los novios, los vaqueros, bermudas, camisetas, deportivas y otra indumentaria demasiado casual no es apropiada para una boda. No pasa nada por arreglarse un poquito más para compartir un día tan importante para la pareja.


Los regalos


No hacer un regalo si se está invitado y no se puede asistir. Si te han invitado, no hay otra opción, tienes que hacer algún obsequio a los novios. Que no puedas ir a la boda, no significa que la pareja no haya tenido el detalle de contar contigo ese día. El regalo no es un pago por acudir a la boda, es un detalle para celebrar que la pareja se casa. 


Regalos de boda


Llevar el regalo en mano el día de la boda. Mal, muy mal. Es algo incómodo para ti y más incómodo todavía para los novios. No sabrán qué hacer con el paquete a lo largo de la boda y probablemente acabe olvidado en el lugar de celebración de la fiesta. Entrégalo antes o después.


Invitados no esperados


Aparecer en la boda sin comunicarlo previamente una vez que se ha dicho que no se irá. Si les has dicho a los novios que no podrás asistir a la boda por un compromiso y finalmente tu agenda se queda libre tienes dos opciones: comunicárselo a los novios (con tiempo suficiente para que se organicen) o quedarte sin ir (si te has dado cuenta que puedes acudir pocos días antes).


Llevar un invitado extra sin avisar. Si te han invitado únicamente a ti, no puedes llevar a nadie más sin preguntar a la pareja. Te han invitado a ti, no a un extra que puede que ni conozcan. Y, por otra parte, un invitado extra puede descabalar totalmente el seating de la recepción.


Acudir con niños si se ha avisado expresamente que la boda es únicamente para adultos. Si los novios quieren una boda child free, hay que respetarlo, o no acudir, es esté de acuerdo o no con ello.


Durante la ceremonia


Llegar tarde. No hacen falta más explicaciones.


Saltarse la ceremonia. Salvo que no te de tiempo a llegar a la ceremonia por algún motivo de peso (y que hayas comunicado a los novios antes), ir únicamente a la recepción y a la fiesta posterior es de mal gusto. No hay que perder de vista que lo importante es la boda, por eso se celebra después con comida, bebida y música. 


Sillas para ceremonia


No respetar la ceremonia religiosa, aunque no se comparta. No es necesario seguir la ceremonia como si se fuese practicante de la religión por la que se case la pareja, pero sí respetarla al máximo. Es lo que han elegido los novios, y por tanto es imprescindible mostrar consideración.


No poner el móvil en silencio durante la ceremonia. Es molesto durante una obra de teatro, una conferencia o la sala de espera del médico, y lo es mucho más cuando se trata de una ceremonia de boda.


Apabullar a los novios con besos, abrazos y felicitaciones antes de que salgan del lugar de celebración de la ceremonia. Deja que sean los más asistentes (realmente) más cercanos a los novios los que se acerquen a ellos tras el sí, quiero, y espérate a más tarde para darles la enhorabuena.


Hablando de fotografías


Fotografíar a la novia antes de la ceremonia... y subir las fotos a las redes sociales. Es algo de lo más inapropiado y mezquino que puede haber. Si has tenido la suerte de estar en la habitación en la que se arregla la novia o de verla salir hacia la ceremonia, no desveles el secreto hasta que la vea el novio.


Hacer demasiadas fotos. Disfruta de la ceremonia y la recepción, no intentes vivirla a través del objetivo de tu smartphone. Es molesto para el resto de los invitados, porque les estorbarás la visión cuando llegue la novia o en los momentos culminantes de la boda.


Invitados haciendo fotografías


Estorbar el trabajo del fotógrafo y el videógrafo. Hacer demasiadas fotos, pretendiendo utilizar los mejores ángulos, impide la labor de los profesionales de la fotografía o del vídeo, que son a los que han pagado los novios para que inmortalicen tu boda, a nadie más. También conviene evitar colocarse en los pasillos o zonas de paso que puedan estorbarles.


Hacer fotografías con flash. Molesta y distrae a todo el mundo, sobre todo a la pareja que se casa. 


La comida y la bebida


No comunicar la necesidad de una dieta especial. Si necesitas un menú para diabéticos, sin gluten o sin sal, no esperes a decirlo cuando comiencen a servir los platos, porque puedes causar muchos problemas a los responsables de la cocina... o quedarte sin comer.


Pedir otra comida. Si no te gusta algún plato, mala suerte, seguro que alguno de los que sirvan antes o después si te agrada. Una recepción de boda no es un restaurante a la carta, y no hay que actuar como si lo fuese.


Repetir de algún plato. Por mucho que te haya gustado algún plato del menú, no pidas más. En las bodas siempre se sirve comida de más, así que nadie se quedará con hambre. 


Recepción de boda


Pedir bebidas antes de que empiece a servirse el cóctel o la barra libre. Lo adecuado es esperar a que comience el servicio, porque hacerlo antes supone una molestia para los camareros que estarán preparando todo para el resto de los invitados e invita a otros asistentes a hacer lo mismo, adelantando el servicio de la boda, lo que supone un problema de organización... o un gasto extra para los novios. 


Emborracharse. Aunque el alcohol en abundancia es una constante en la mayoría de las bodas, eso no quiere decir que haya que beberse hasta el agua de los floreros. Lo ideal, alternar agua o bebidas no alcohólicas con las copas.


Errores "de bulto"


Sentarse en un lugar diferente del que los novios han decidido dentro del salón. Es una falta de educación, puesto que ellos han empleado tiempo y esfuerzo en organizar el seating. Y, además, es un quebradero de cabeza para el personal que se encargue de la recepción.


Dar un discurso o hacer un brindis inesperado. En una boda, los discursos que se darán durante la ceremonia están perfectamente calculados, en cuanto a temática, orden y tiempo, por lo que uno extra puede suponer una contrariedad. Con los brindis ocurre lo mismo. Y, por otro lado, puede que a los novios no les agrade una intervención no prevista. 


Brindis


No despegarse del móvil. Es un error muy común, que llega a resultar de lo más desagradable. El smartphone es el mayor enemigo de que disfrutes de la boda y de la compañía de otros invitados.


Enviar mensajes constantemente. Procura no retransmitir la boda con tus mensajes o otras personas que no asisten (incluso a las que también están allí). Una cosa es enviar algún mensaje concreto y otra muy diferente no levantar la mirada de la pantalla.


Llevarse los centros de mesa o la decoración. En ciertos casos, las flores y la decoración son alquilados y si te los llevas se los cobrarán a los novios.


Tomar más de un regalo. Los novios han previsto un detalle de recuerdo, un par de bailarinas o un abanico para cada invitado, si alguien se lleva más estará dejando sin esos regalos a otros invitados. 


Detalles para los invitados


Llevarse los artículos de los kits de cortesía de los baños. Se colocan en los baños para que los invitados que los necesiten puedan utilizarlos, no para que otros rellenen su botiquín.


Fumar en lugares en los que no está permitido. Si quieres fumar, consulta al personal del lugar en el que se celebre la recepción en qué lugares puedes hacerlo sin problemas. Siempre se habilita algún lugar para fumar en los exteriores del recinto.


Discutir con otros invitados. La celebración de una boda no es el momento apropiado para discutir, si hay alguna situación desagradable, retírate a otro lugar apartado de la persona o personas con las que se ha producido el conflicto y olvídate de ello o soluciónalo otro día.


Criticar todo y a todos. Si te han invitado, acepta lo que se te ofrece y disfrútalo, sin peros. Y si necesitas criticar de forma compulsiva, hazlo en otro momento o al menos no lo hagas delante de los novios o de otros invitados.  


Invitadas... ¿criticando?
 
 
No felicitar a los novios.  ¿Cómo no darles la enhorabuena a quienes te han invitado a participar de su boda? Eso sí es realmente imperdonable. Si no te gustan los novios, es mejor no asistir antes que no felicitarles siquiera ese día.


La fiesta


Pedir temas musicales que los novios tienen vetados. Por mucho que te gusta bailarlo, si la pareja no quiere que suene "Despacito", no insistas en pedirlo.


No estar pendiente de los novios durante el baile nupcial. Mientras que los novios están ejecutando su primer baile, todos los asistentes deben estar mirándoles y sonriendo. Deja para más tarde las conversaciones con otros invitados, la visita al baño o a la candy bar, o el cóctel que quieres pedir en la barra. 


Baile nupcial


Insistir en quedarse charlando con otros invitados una vez que el DJ se ha despedido. Una vez que termina la fiesta, hay que abandonar el recinto, el personal de servicio y el DJ quieren recoger e irse a su casa, que también tiene derecho.


La despedida


Abandonar la boda demasiado pronto. Salvo que tengas una buena excusa, no deberías irte antes de que los novios bailen su primera canción.


Marcharse sin despedirse de los novios. Además de felicitar a los novios, también es importante despedirse cuando se abandona la fiesta. Son los anfitriones y es imprescindible decirles adiós y darles las gracias por todo.


Estoy segura de que tú no cometes ninguno de estos errores, pero es un buen recordatorio para que puedas compartirlo con otras personas que sí tengan tendencia a comportarse de forma inapropiada en las bodas. Sí, veo desde aquí como te ríes acordándote de tu cuñado... o de tu tía... o de tu vecina...







Post relacionados:

Cosas que las Novias Odian de Sus Invitados 
Protocolo para Invitados: Normas Básicas de Conducta
Protocolo al Dar la Enhorabuena a los Novios
Cómo Decir que No Queréis Niños en la Boda 
Cómo Rechazar una Invitación de Boda con Elegancia 


La primera vez que apareció el post Errores Imperdonables en los Invitados a una Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Errores imperdonables en los invitados a una boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

27 junio, 2018

Trucos para el Montaje de las Invitaciones de Boda

¿Acabas de recoger ya las invitaciones de boda de la imprenta? Si es así, seguro que sentirás ilusión, pereza y confusión a partes iguales. Ilusión, porque las invitaciones son la confirmación de que en ese momento la cosa va en serio y la boda ya está es una realidad palpable. Pereza, porque el trabajo de preparar y enviarlas puede ser ligeramente tedioso, sobre todo si los invitados van a ser numerosos. Y confusión... porque no es algo que se suele hacer habitualmente y probablemente no sabrás por dónde comenzar. 


La ilusión y la pereza (si es que la sientes) corren de tu cuenta, pero de la confusión me encargo yo, porque a continuación vas a encontrar todos los trucos e ideas para que el montaje de las invitaciones de tu boda sea perfecto


Venga, no te lo pierdas...


Trucos para el montaje de las invitaciones de boda


El listado: imprescindible


Prepara un listado con los nombres y direcciones que debes consignar en los sobres. Esta lista no va a coincidir completamente con la de los invitados, puesto que habrá sobres que irán dirigidos a una pareja o a una familia completa. En este listado deberías anotar las invitaciones que enviarás por correo postal y las que se entregarán en mano.


Los nombres


Escribe el nombre completo del invitado, sin apodos ni iniciales.


Si la boda va a ser muy formal o en el caso de las invitaciones para compromisos con los que tengas poca confianza o personas de edad avanzada, ten en cuenta que no está de más que utilices las fórmulas Sra./Sr. y Dª/D. Recuerda que Sra. y Sr. van acompañadas únicamente del apellido (Sí: Sr. Rodríguez / No: Sr. Daniel), y que si empleas la fórmula Dª/D. o Sra. Dª/ Sr. D. lo harán acompañadas del nombre y el apellido (D. Daniel Rodríguez o Sr. D. Daniel Rodríguez).


Las direcciones


Ten mucho cuidado con las direcciones de las invitaciones que debes enviar por correo, porque deben ser correctas y actualizadas Te aconsejo que confirmes con los invitados cuál es su domicilio completo, así evitarás errores. 


Agendas y bloc de notas


Escribe la dirección completa, porque si no lo haces es probable que no llegue a su destino. No te olvides el tipo de vía (calle, ronda, paseo, travesía...), las escaleras (si hay más de una en la finca), las letras, la empresa o el número de oficina (si lo envías al trabajo del invitado), etc. Si no sabes el código postal, puedes localizarlo en el buscador de códigos de Correos, únicamente te hace falta la dirección y la población.


A la hora de escribir los nombres y direcciones en las invitaciones, evita las etiquetas impresas, es mejor hacerlo a mano.


Lo ideal es escribirlas con una bonita caligrafía. Si no tienes buena letra o quieres un acabado perfecto, puedes contratar a un profesional de la caligrafía que se encargue de ello. Si vas a encargar la caligrafía, ten en cuenta que es un trabajo que lleva su tiempo, al menos 2-3 semanas.


Otra opción es elegir una bonita tipografía estilo handmade e imprimir los nombres y direcciones con una impresora de buena calidad, y siempre sobre el propio sobre, sin utilizar etiquetas adhesivas.


No te olvides del remite


No te olvides de que debes escribir el nombre de los remitentes, tú y tu pareja, así como una dirección postal. Esto es imprescindible si no se puede entregar el envío al destinatario, porque es la única manera en la que pueden devolverte el sobre.


El remite puede ir escrito a mano (nunca con una etiqueta) o en un sello de caucho. Esta última opción es más cómoda y decorativa.


Para que te resulte más fácil poner el sello del remite recto y en el mismo lugar en todas las invitaciones, puedes ayudarte de una regla o listón que pondrás sobre la invitación. 


Sello para remite de invitación de boda, con regla como soporte para que quede recto


El montaje de las invitaciones


Si el número de invitados a la boda va a ser elevado, ni lo dudes, recluta mano de obra extra para que te ayude. Prepara café y unas pastas, pon buena música... y convoca a la familia más cercana y a lo más granado de tus amistades para que te echen una mano. 


Preparando invitaciones
Recluta a familiares y amigos para que te echen una mano con el montaje de las invitaciones


Cuando vayas a realizar el montaje de las invitaciones, procura disponer de un espacio amplio y despejado para ello. Organiza en la mesa las cajas con las invitaciones, los sobres, la información complementaria, el pegamento, los sellos y la lista de nombres y direcciones, para que cuando comiences no se te olvide nada. 


Organiza una especie de cadena de montaje, para preparar cada conjunto de sobre, invitación e información complementaria de una forma simple y mecánica. Así no te olvidarás nada.


La invitación debe introducirse cara arriba, con la parte impresa de la portada mirando hacia ti, es decir, tiene que ser lo primero que se vea cuando se abra el sobre. El texto debe colocarse mirando también hacia arriba, coincidiendo los principios de las palabras o frases con el fondo del sobre y los finales con la apertura del sobre.


Forma de introducir la invitación de boda en su sobre


En caso de que además de la invitación vayas a incluir más información (plano, sobre y tarjeta de confirmación de asistencia, etc.) ten en cuenta que debes poner la invitación de base, tal y como te he comentado en el punto anterior, y después el resto de papelería ordenada de mayor a menor tamaño. La tarjeta de menor tamaño siempre tiene que ser la que esté más cerca de la apertura del sobre. Si la invitación es un díptico, coloca todo el conjunto de papelería extra también de mayor a menor, pero entre las dos hojas; siempre que no sea muy grueso y pueda estropear la invitación al cerrarla, porque en ese caso será mejor que lo sitúes encima de la portada y con la parte impresa hacia arriba.


En caso de en el sobre vaya a ir la invitación y algunos extras, puedes utilizar la lámina protectora que suelen poner las imprentas para proteger cada una de ellas. Colócala entre la invitación y el resto. 


Si vas a incluir un sobre de respuesta para que confirmen la asistencia, para que indiquen si tienen alguna alergia alimentaria o dieta específica, o para que escriban qué canción les apetece que suene en la fiesta, lo ideal es que siga el mismo patrón de diseño que las invitaciones, o al menos que no desentone. 


El cierre


Evita los sobres con autocierre. Es mejor que sean de los tradicionales, aunque el montaje de las invitaciones sea más pesado.


A la hora de cerrar los sobres, utiliza una esponjita ligeramente humedecida en agua, una barra de pegamento o un adhesivo que se pueda aplicar con pincel.


Para que el pegado de los sobres te sea mucho más fácil, no lo hagas uno a uno, coloca los sobres uno sobre otro, con las solapas muy juntas, de tal forma que puedas humedecer o poner el pegamento en varias de una sola vez. Así sólo tendrás que ir cerrando los sobres, en lugar de ir pegando cada uno por separado, lo que te llevaría mucho más tiempo (y paciencia).  


Cerrado múltiple de sobres con invitaciones de boda, con pegamento en barra


Procura ponerle peso a cada invitación una vez pegada la solapa, para que el cierre sea perfecto.


El franqueo


Comprueba el peso de la invitación antes de franquearla. Por lo tanto debes pesarla con el sobre, la invitación y cualquier información extra que vayas a incluir en el envío. Puedes utilizar una báscula de precisión que tengas en casa o en el trabajo o llevar una invitación completa a la oficina de Correos para que te la pesen ellos y te digan el franqueo necesario.


Puedes consultar el importe de los sellos que vas a necesitar en la web de Correos. Ten en cuenta no sólo el peso, también el tamaño de sobre, porque puede cambiar el importe final.


Sobre y sello vintage


Por favor, cerciórate que el franqueo es el correcto, porque en caso contrario el cartero le pedirá al destinatario que pague la diferencia si quiere que le entregue la invitación. ¿Te imaginas la situación? Pues no te digo más... 


Procura que los sellos no sean autoadhesivos, sino de los de toda la vida, de los de pegar humedeciéndolos. Puedes ir las oficinas de Correos o a establecimientos en los que se vendan sellos postales. También tienes la posibilidad de encargar un diseño personalizado.


Espero que estos trucos te sean útiles para montar las invitaciones de tu boda sin ninguna dificultad




Post relacionados:




La primera vez que apareció el post Trucos para el Montaje de las Invitaciones de Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda? 


Licencia de Creative Commons
Trucos para el montaje de las invitaciones de boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

20 junio, 2018

18 Frases Preciosas para Tus Votos Matrimoniales

Escribir los votos para la boda puede ser una tarea complicada, de eso no hay duda. La inspiración que no llega, el estrés de la boda que no ayuda, el pudor de mostrar los sentimientos en público... son muchos de los problemas a los que probablemente te enfrentarás a la hora de redactarlos.


Por eso no está de más copiar inspirarse en las frases y pensamientos de otros, que quizás expresen mejor lo que sientes y quieres transmitir a tu pareja.


Así que aquí tienes 18 frases preciosas que pueden inspirarte a la hora de escribir tus votos, o que incluso puedes emplear tal cual como una única frase que resuma lo que quieres decirle a él o a ella.


Prepárate, porque son tan tiernas y dulces que puedes sufrir una subida de azúcar...


 18 frases preciosas para tus votos matrimoniales

 
1.- "Porque no fue en mi oído donde me susurraste, sino en mi corazón". No fueron mis labios los que besaste, sino mi alma".

Judy Garland (Actriz y cantante)


 

2.- "Caminar con tus manos en las mías y las mías en las tuyas, es exactamente donde quiero estar siempre".

Fawn Weaver (Escritora)


 

3.- "De lo que sea que nuestras almas estén hechas, la suya y la mía son las mismas".

Del libro “Cumbres borrascosas” de Emily Brontë (Escritora)


Novios besándose a la orilla de un lago

 

4.- "Porque verás, cada día te amo más hoy que ayer y menos que mañana".

Rosemonde Gérard (Poetisa y dramaturga)


 

5.- "En la aritmética del amor, uno más uno es igual a todo, y dos menos uno no equivale a nada".

Mignon McLaughlin (Periodista y escritora)


 

6.- "El amor no reconoce barreras. Salta vallas, salta cercas, penetra paredes para llegar a su destino lleno de esperanza”.

Maya Angelou (Escritora, cantante y activista)


Ramo de novia con alianzas

 

7.- "Te amo, no solo por lo que eres, sino por lo que soy cuando estoy contigo. Te amo no solo por lo que has hecho de ti sino por lo que estás haciendo de mí".

Del poema "Te quiero" de Roy Croft (Poeta)


 

8.- “Nunca te dejaré caer. No importa lo que hagas. Si solo caminas conmigo. Y déjame caminar contigo”.

Neil Young (Músico y compositor)


Novia mirando al novio

 

9.- "Sabes que estás enamorado cuando no puedes conciliar el sueño porque la realidad es finalmente mejor que tus sueños".

Dr. Seuss (Escritor y caricaturista)


 

10.- "Amar y ser amado es sentir el sol desde ambos lados".

David Viscott (Psiquiatra y escritor)


 
11.- "Encontrar a alguien que te amará sin razón alguna, y darle una razón a esa persona, esa es la felicidad suprema".

Robert Brault (Escritor)


Novios abrazados

 

12.- "El dolor puede cuidarse solo, pero para obtener el máximo valor de la alegría, debes tener a alguien con quien dividirlo".

Mark Twain (Escritor)


 

13.- "Un matrimonio no es un sustantivo; es un verbo. No es algo que obtienes. Es la forma en que amas a tu pareja todos los días".

Barbara De Angelis (Consultora de relaciones personales y escritora)


 

14.- "Ser el primer amor de alguien puede ser grandioso, pero ser el último es más que perfecto".

Autor desconocido


 

15.- "Las verdaderas historias de amor nunca tienen finales".

Richard Bach (Escritor)


Novios abrazados

 

16.- “Nunca envejecerás para mí, ni te desvanecerás, ni morirás”.

De la película "Shakespeare in Love"



 

17.- “Estoy buscando a alguien para compartir en una aventura que estoy organizando, y es muy difícil encontrar a alguien”.

De la película “El Hobbit”


 

18.- "El novio siempre sonríe orgulloso porque está convencido de haber logrado algo maravilloso. La novia sonríe porque ha sido capaz de convencerlo de ello .

Judith McNaught (Escritora)


 
Ahora que ya tienes las frases, no dejes que las musas se escapen y toma papel y bolígrafo... o tu tablet, que no nos vamos a parar en los pequeños detalles.




Post relacionados:

16 Frases de Película para Inspirar Tus Votos
Qué Grabar en las Alianzas de Boda 
25 Frases de Amor (I)
Cómo Hacer la Renovación de Votos
Votos Matrimoniales: las Papeletas para Acertar (I)
Votos Matrimoniales: las Papeletas para Acertar (II) 


La primera vez que apareció el post 18 Frases Preciosas para Tus Votos Matrimoniales fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda? 


Licencia de Creative Commons
18 frases preciosas para tus votos matrimoniales by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.