14 abril, 2021

Cómo Ordenar y Organizar la Inspiración en Vuestra Boda

A la hora de organizar una boda hay una parte muy importante de creatividad, de eso no hay ninguna duda. Y para que esa creatividad eche a volar, es necesaria la inspiración. 

 

Según la Real Academia Española dice que inspirar es infundir o hacer nacer en el ánimo o la mente afectos, ideas, designios, etc. También sugerir ideas o temas para la composición de una obra literaria o artística. Y que inspirarse es sentirse motivado por alguien o algo para el desarrollo de la propia creación. Según el Diccionario de Español de Oxford, la inspiración es el estímulo o lucidez repentina que siente una personas y que favorece la creatividad, la búsqueda de soluciones a un problema, la concepción de ideas que permiten emprender un proyecto, etc., especialmente la que siente el artista y que impulsa la creación de las obras de arte. Y todas estas definiciones se pueden aplicar al diseño, planificación y organización de una boda, desde luego.

 

Pero inspirarse no es copiar. En absoluto. De hecho copiar es justo lo opuesto a la creatividad. La inspiración implica tomar ideas o imágenes que te agraden, pasándolas después por tu filtro personal. Es algo parecido a traducirlas a tu propio idioma, adaptarlas a la historia que tenéis en común tú y tu pareja, al estilo de ambos, a vuestras preferencias, al tipo de boda que queréis, incluso a vuestro presupuesto.  

 

La mayor parte de parejas tienden a recopilar una gran cantidad de ideas e información que les inspira. Mucha. Muchísima.

 

Precisamente por la gran cantidad de material inspirador que se suele acumular es necesario aprender a ordenarlo y organizarlo para que sea realmente útil. Y en este post vas a encontrar consejos para lograrlo. ¿Me acompañáis y os lo cuento?

 

Cómo ordenar y organizar la inspiración en vuestra boda

 

Fuentes de inspiración habituales

 

Redes Sociales

 

Son todo un clásico. Las redes que reinan en el mundo de las bodas son sin duda Instagram y Pinterest, aunque cualquiera de ellas puede servir de inspiración.

 

Revistas de bodas

 

Tanto las de papel como las digitales son perfectas para estimular la creatividad de cualquier novia (o novio). Además, sus editoriales suelen ser verdaderas obras de arte y sus artículos bastante interesantes.

 

Otras bodas

 

Las bodas de amigos y familiares también son fuentes de inspiración. Pero es importante no copiar lo que veáis en ellas, porque correréis el riesgo de que vuestra boda carezca de personalidad.  


Mujer rodeada de libros abiertos leyendo en la cama

 

Otras fuentes muy inspiradoras


Revistas de decoración, arquitectura, moda...

 

En este tipo de publicaciones podéis encontrar ideas magníficas para adaptarlas e integrarlas en vuestra boda, aunque en principio no sean netamente nupciales.

 

Programas de TV dedicados a las bodas

 

En este tipo de programas también puedes hallar algunas ideas y detalles sugerentes. Eso sí, la mayoría son producidos en otros países, por lo que el tipo de bodas y las costumbres serán diferentes. Pero eso no significa que no puedan serviros como inspiración.

 

Películas y series

 

Vestidos, ideas, deco... hay un montón de películas y series en las que las bodas son protagonistas o que al menos incluyen una que pueden ser inspiradoras. E incluso aunque no aparezca ningún sí, quiero en la trama, sí que pueden aparecer detalles que os gusten: estilos, paisajes, vestuario, decoración, iluminación, música, frases...

 

Obras de teatro 

 

Los decorados o el vestuario de muchas obras de teatro son increíbles, por lo que podéis tomar nota de algunos de ellos para adaptarlos a vuestra celebración.

 

Arte

 

Los diseñadores y los figurinistas se inspiran con frecuencia en el arte, así que probad y buscad ideas en los museos, en los libros de arte, en las exposiciones... Y si no las encontráis, al menos habréis pasado un buen rato y os habréis cultivado.

 

Fotografías antiguas

 

Las fotografías antiguas pueden ser todo un filón a la hora de darle alas a vuestra creatividad nupcial. Buscad entre las de vuestras familias, en bancos de imágenes, en anticuarios...

 

Organización ante todo

 

Es importante que recopiléis imágenes, pantallazos, enlaces y todo tipo de material que os inspire, por supuesto, pero más importante todavía es que lo organicéis desde el primer momento. 

 

Os haréis con mucha información, sobre todo cuando comencéis el proceso de organización de la boda. Y si la acumuláis sin ton ni son, corréis el riesgo de no encontrarla cuando la queráis recuperar, que la dupliquéis (o tripliquéis) y que os terminéis agobiando por el exceso de material inspirador. 

 

Pareja delante de un ordenador

 

Abrid carpetas en vuestro ordenador o dispositivos móviles. Destinad cada una de esas carpetas a un tema: espacios, paletas cromáticas, estilos de boda, vestido de novia, traje de novio, ramo, decoración, iluminación, menús, música, detalles, etc. Y si es necesario, abrid todas las subcarpetas que consideréis oportunas. 

 

Organizad todas las fotos que hagáis con el móvil también en carpetas. También es una buena idea copiar esas fotos en el ordenador, así podréis verlas en una pantalla más grande y podréis guardarlas con el resto del material. 

 

Utilizad los recursos que os brindan las redes sociales para organizar la información, como los tableros de Pinterest, por ejemplo. También podéis plantearos la posibilidad de compartir esa información con vuestros proveedores, permitirles colaborar o aportar ideas... 


Mujer con Instagram

 

Confeccionaos una agenda con los datos de los proveedores que os han llamado la atención. Apuntad en ella todos los datos: nombre, dirección postal, teléfonos, correo electrónico, persona de contacto, web y cualquier otra información que sea relevante. 

 

Utilizad una libreta o diario de bodas (en papel o digital) para ir apuntando todas las ideas y datos que puedan ser importantes. En muchas ocasiones se nos ocurren cosas magníficas o vemos algo que nos emociona y que podría encajar en la boda, pero que si no apuntamos inmediatamente se nos olvida. Así que apuntad todo.

 

Lo ideal es que toda la inspiración la almacenéis de forma digital, puesto que ocupa menos espacio, es más eco y fácil de manejar. Pero si os gusta más el papel, procurad organizar todo lo anterior en cuadernos, álbumes y carpetas bien ordenadas y etiquetadas.


Y deshaceos de lo que no os sirva


Es muy probable que al principio reunáis mucho material inspirador, y es lógico. Pero también es necesario que según vayáis definiendo lo que realmente queréis os vayáis deshaciendo de aquello que ya tenéis claro que no formará parte de vuestra boda.

 

La acumulación de material inútil es contraproducente, porque os dificultará acceder a lo que realmente sí que os agrada... y que os hará dudar de las decisiones que ya hayáis tomado. Es muy habitual que tener delante muchas opciones os hagan preguntaros si realmente habéis elegido la correcta, y aunque ya hayáis descartado todas las demás. 

 

Desechad todo aquello que hayáis decidido que no tiene espacio en la boda. Sin dudarlo.

 

Pensad también en los proveedores

 

Entre toda esa inspiración tendréis que encontrar finalmente lo que queréis. Eso implica elegir. En algunos casos os resultará fácil, pero la mayor parte de las veces las parejas de novios tienen serias dificultades para decidirse. De hecho, hay tantas fuentes de inspiración que lo habitual es que quieran integrar todo lo que han visto y lo que se les ha ocurrido. Y eso es imposible

 

Mujer sentada en el suelo, delante de la cama con un ordenador y una taza de café

 

Si eso os ocurre a vosotros, os aconsejo que consultéis con los proveedores para que os orienten. Os ayudarán a elegir lo más apropiado en vuestro caso, teniendo en cuenta vuestras preferencias, el tipo de boda que deseáis, el espacio, la época del año, la hora...  Y también os ayudarán a desechar las opciones menos afortunadas. No es que elijan por vosotros, sino que os sirven de orientación y apoyo.

 

Pensad también en que esa inspiración la vais a compartir con los proveedores, por lo que es importante que se la presentéis lo más organizada posible. También que hagáis una primera criba entre el material inspirador antes de enviársela. Aunque la mayoría la ordenará y etiquetará en vuestra carpeta de clientes, cuando más organizada esté toda la información, más fácil será gestionarla tanto para vosotros como para ellos.


¿Os ha sido útil este post? Espero que sí. Os veo pronto...


 

Post relacionados:

Herramientas y Aplicaciones Útiles para Organizar la Boda

Consejos para Priorizar en la Organización de la Boda 

Bodas en Serie y Cómo Huir de Ellas

Cómo Personalizar (de Verdad) una Boda 

Tendencias en Boda para la Próxima Década. ¿Jugamos a Pronosticarlas?

No Siempre Podrá Ser Todo Como Tú Quieres...

 

La primera vez que apareció el post Cómo Ordenar y Organizar la Inspiración en Vuestra Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Cómo ordenar y organizar la inspiración en vuestra boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

07 abril, 2021

Habéis Pospuesto la Boda. ¿Y Ahora Qué?

Si habéis tenido que posponer la boda, probablemente os estéis preguntando qué hacer ahora. ¿Reprogramarla a corto o a medio plazo? La incertidumbre de la situación casi con toda seguridad os está haciendo dudar entre una u otra opción. Y es comprensible.

 

Si es vuestra situación, en este post os quiero dar algunas claves e ideas que ojalá os ayuden a tomar una decisión acerca de qué hacer tras haber pospuesto la fecha de la boda.

 

Habéis pospuesto la boda. ¿Y ahora qué?

 

Lo principal

 

Lo primero que debéis tener en cuenta es qué queréis hacer con vuestra boda después de posponerla. 

 

Hay muchas parejas que deciden organizar una pequeña celebración a la que únicamente estén invitadas las personas más cercanas

 

Otra opción es tener una boda íntima a corto plazo y una gran fiesta más adelante, cuando se vuelva a la normalidad. 

 

Y también hay quienes eligen aplazar la celebración tal y como la tenían pensada en un principio hasta que se pueda prescindir de todas las restricciones

 

Esta decisión es probablemente la más importante, porque será la que defina los pasos que haya que seguir para reorganizar la boda.

 

Es fundamental que os apoyéis durante el proceso, que os dejéis llevar más por la cabeza que por el corazón, que no os desaniméis y que tengáis paciencia. Ya sé que es difícil, pero merecerá la pena. 


Pareja de novios

 

Los plazos

 

También es necesario que defináis la fecha en la que tenéis previsto celebrar la boda tras el aplazamiento. 

 

Si queréis una boda íntima en un plazo relativamente corto, es fundamental que contactéis con los proveedores lo antes posible. En tiempos de pandemia puede que no haya problemas con las fechas, puesto que no son muchas las parejas que se deciden a darse el sí, quiero. Aunque también os podéis encontrar con que esos proveedores todavía no prestan el servicio, éste es reducido o que incluso han tenido que cerrar el negocio. Si la elección de una boda íntima tras tener que posponerla ocurre en un mundo postcoronavirus, el asunto de las fechas será más delicado, puesto es probable que os cueste encontrar la que os interese.  

 

Novios mirándose delante de una puerta

 

En caso de que tengáis pensado organizar una boda (íntima o no) o una gran fiesta a medio plazo, también es necesario que contactéis con tiempo con los proveedores, porque es muy posible que una vez finalizadas las restricciones derivadas de la pandemia, las parejas que han estado esperando a celebrar la boda o la fiesta, se lancen a reservar todos los servicios como si no hubiese un mañana. 

 

En general os aconsejo que si la boda que queréis celebrar es pequeña, reservéis la fecha sin más. Salvo que la situación empeore mucho, os afectarán menos las restricciones en cuanto a número de invitados o de otro tipo. Salvo los desplazamientos entre comunidades autónomas o confinamientos perimetrales. Aunque el resto de normativa anticovid será de obligado cumplimiento hasta que las autoridades la eliminen.

 

Pero si la boda o la fiesta que deseáis llevar a cabo es grande, mi recomendación es que no seáis demasiado optimistas en cuanto a plazos. Porque si posponer una vez es un mal trago, hacerlo más de una puede convertirse en un verdadero trauma. Fijad la fecha a medio plazo, cuando sea probable que podamos volver a la normalidad.

 

Replanteaos el presupuesto

 

Haced una valoración realista de cuál será el nuevo presupuesto para la boda, teniendo en cuenta el tiempo que tenéis para organizarla y de las circunstancias económicas presentes y las que se pueden dar en el futuro. 

 

Calculadora

 

Por desgracia, la pandemia ha traído no ha dejado, además de todo lo relacionado con la salud, una situación económica difícil.  Por eso es necesario que seáis lo más conservadores (que no pesimistas) posible con el dinero que tengáis pensado gastar en la celebración.  

 

Presupuestos, contratos y reservas

 

Pedid presupuestos a los proveedores con las nuevas condiciones de la boda.

 

Leed cuidadosamente los contratos antes de firmarlos.

 

Comprobad que las fechas, condiciones y plazos son los pactados verbalmente.

 

Fijaos en los plazos y formas de pago.

 

También es importante que comprobéis cuáles son las políticas de cancelación, penalizaciones y reembolsos antes de firmar y de pagar el primer plazo.

 

Si es necesario, contratad un seguro de cancelación, por si (ojalá no ocurra) hubiese que posponer o cancelar de nuevo la boda.

 

¿Enviar nuevas invitaciones o no hacerlo?

 

Si vais a reprogramar la boda es importante que se lo comuniquéis a las personas invitadas. Aunque no es obligatorio hacerlo mediante un nuevo envío de invitaciones si no lo deseáis. Hay otras opciones para hacerlo como las invitaciones digitales. 

 

Para saber más os invito a que leáis el post Cómo Comunicar a los Invitados que la Boda se Pospone e Invitaciones de Boda Digitales: Ventajas y Desventajas.

 

Reprogramad la boda

 

Tendréis que volver a reprogramar lo que suceda en la boda, o al menos en parte. Esto es especialmente importante si habéis tenido que cambiar el espacio, la hora, los momentos importantes y actividades que tendrán lugar. 

 

Planificador, bolígrafo y paniculata rosa

 

Debéis planificar una nueva línea de tiempo con las novedades, en el post Cómo Planificar el "Timing" del Día de la Boda encontraréis más información que puede seros útil. 

 

¿Qué hacer con el vestido o el traje?

 

En el caso del vestido de novia o de los zapatos, hay que valorar si se pueden reutilizar tras cambiar la fecha. En algunos casos se podrán reformar para adaptarlos: cortar o acortar mangas, eliminar capas, añadir chaquetas u otras prendas de abrigo, etc. Pero en otros no se podrán usar. Cuando se trata de zapatos, es muy probable que se puedan lucir en otra época del año, aunque según el modelo quizás haya que cambiarlos; sobre todo botas y botines si se cambia la fecha de invierno a verano. Si es vuestro caso, optad por venderlos o alquilarlos, para que la pérdida económica no sea tan grande. 

 

Novia con el velo en la mano

 

Si habéis tenido que aplazar la boda y tú, la novia, vas a utilizar el mismo vestido, no te pierdas nuestros Consejos para Almacenar Tu Vestido Si Has Tenido que Posponer la Boda.

 

En el caso del traje del novio, es más difícil que no se pueda reutilizar aunque cambie la estación. En muchos casos una camisa más ligera puede ser suficiente. Pero si no se puede volver a utilizar, también se puede vender o, según el tipo de traje, mantenerlo en el guardarropa para utilizarlo como prenda para el trabajo o para ocasiones especiales.

 

¿Qué hacer con la paleta cromática que habíais elegido en un principio?

 

Si el cambio de fecha implica un cambio radical de estación, puede que penséis en si debéis cambiar los colores de vuestra boda o no. Eso dependerá de muchos factores: del nuevo lugar en el que la celebréis, de la hora, de si vais a cambiar la temática o la decoración de forma radical... Aunque puede que podáis conservarlo cambiando únicamente alguno de los tonos o introduciendo alguno más claro o más oscuro, dependiendo de si el cambio ha sido hacia primavera-verano o a otoño-invierno. 

 

¿Y con las flores?

 

Lo ideal es elegirlas de temporada, por lo que si cambiáis de estación, tendréis que cambiar de flores y vegetación.  

 

Flores en tonos melocotón y vegetación

 

¿Y con la decoración?

 

Si ya tenéis comprados elementos de la decoración, mi consejo es que no los desechéis. 

 

En caso de que encajen con la nueva ubicación, fecha y hora, simplemente tendréis que buscar un lugar en el que almacenarlos hasta que llegue el día de la boda.

 

Si lo que ya tenéis adquirido no se puede utilizar de ninguna manera en la nueva boda, siempre podéis venderlo a otra pareja o incluso intercambiarlo. 

 

En cualquier caso, antes de vender o intercambiar lo que ya tenéis comprado, valorad si se puede redecorar o personalizar para que lo podáis utilizar en el nuevo espacio. Una mano de pintura, una pátina, un pequeño detalle añadido, una forma diferente de colocarlo o una nueva ubicación pueden ser más que suficientes.  

 

¿Y si pasa demasiado tiempo?

 

Si la fecha que habéis escogido está lejana en el tiempo, es importante que la boda que os planteéis sea lo más atemporal posible, porque podéis correr el riesgo de que se quede anticuada si habéis seguido exhaustivamente las tendencias. 

 

Pareja de novios sentados en un sillón

 

Además, debéis tener en cuenta que las bodas han cambiado mucho en muy poco tiempo, y que es probable que todavía lo hagan más debido a la situación que estamos viviendo. Así que cuanto más atemporal, que no clásica, os planteéis la boda, mejor encajará en cualquier momento. 

 

Antes o después, seguro que tendréis una boda preciosa e inolvidable. 



Post relacionados:

Novios e Invitados: Cómo Enfrentar una Boda Covid19

Cómo Entretener a los Invitados en una Boda Durante la Pandemia

Ideas para que Participen en la Boda los Invitados que No Pueden Asistir

Tendencias en Boda para la Próxima Década. ¿Jugamos a Pronosticarlas?

 

La primera vez que apareció el post Habéis Pospuesto la Boda. ¿Y Ahora Qué? fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Habéis pospuesto la boda. ¿Y ahora qué? by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.