17 julio, 2024

¿Realmente Hay que Declarar los Regalos de Boda ante Hacienda?

Si vais a casaros en breve, hay un asunto importante al que prestarse atención, aunque no sea nada agradable: lo que dice Hacienda de los regalos de boda. Y tiene mucho que decir.


A muchas parejas ni se les pasa por la cabeza que la Agencia Tributaria quiera llevarse también su parte del pastel, y no me refiero a la tarta nupcial, de los obsequios que os hagan los invitados con motivo de la celebración de vuestro matrimonio. Y tiene su lógica, porque nadie declara el regalo de cumpleaños que le han hecho los compañeros de trabajo o el detalle que ha tenido la pareja por el día de San Valentín. Así que, ¿por qué habríais de tributar por este tipo de regalos?

 

Pues si queréis saber realmente si debéis declarar los regalos de boda y si tenéis que tributar por ellos, os invito a seguir leyendo, porque este tema os interesa... 


¿Realmente hay que declarar los regalos de boda ante Hacienda?

 

¿Tributan los obsequios de boda?

 

Los regalos de boda tributan ante Hacienda, porque se les considera adquisiciones gratuitas y a los que se les aplica el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (Ley 29/1987, de 18 de diciembre). Este es un tributo que grava los incrementos del patrimonio obtenido a título lucrativo por las personas físicas. Pero no tributan en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), porque ya lo hacen por Sucesiones y Donaciones, así que no tendréis que tenerlo en cuenta al presentar la Renta el ejercicio en el que os hayáis casado.

 

Si no se declaran los regalos, la Agencia Tributaria lo consideraría como una ganancia patrimonial no justificada, por lo que os podría enviar un requerimiento para preguntaros por la procedencia del dinero. Y tiene 4 años para hacerlo.  


En todo caso, si estos regalos son pequeños Hacienda no suele prestarles demasiada atención. Aunque si los movimientos de dinero o los obsequios en especie tienen un gran valor, es muy posible que sí que pida cuentas a los novios. De todos modos, la normativa dice claramente que los obsequios de boda tributan, y no indica que haya alguna cantidad, ni mucha ni poca, por la que se permita no tributar, por lo que si no rendís cuentas, os arriesgáis a tener un disgusto con la AEAT. 


Regalos de boda


¿Y qué tipo de obsequios hay que declarar?

 

Monetarios

 

Los obsequios que se han hecho a través de transferencia tributan.

 

Los bancos van a comunicarle a la Agencia Tributaria todos los ingresos en efectivo de más de 3.000 euros. Y, ojo, que también van a informar de cualquier ingreso en billetes de 500 euros, independientemente de la cantidad, sea de 500 o de 5.000 euros. El banco no sólo va a informar de quién ha realizado el ingreso, también los titulares de la cuenta que lo reciben. 

 

En el caso de que los obsequios se hagan a través de Bizum, tened en cuenta que si el concepto es "regalo de boda" o similar, Hacienda puede pediros cuentas. Y que si la cifra acumulada anual es de más de 10.000 euros, el banco se lo comunicará a la AEAT. 


Y las entregas en efectivo en los consabidos sobres, también deben declararse. Si no lo hacéis e ingresáis esas cantidades en el banco, tened presente que os pueden pedir que justifiquéis su procedencia. Y, claro, si el ingreso es mayor de 3.000 euros o si alguien os ha entregado billetes de 500 euros, el banco lo comunicará automáticamente a la AEAT, tal y como os he comentado en el caso de los ingresos de los invitados. 


Billetes y sobre

 

En especie

 

Los regalos en especie dependerán del sus características (no es lo mismo una batidora que una costosa joya) y de la relación que une a la persona que obsequia y los novios. Dependiendo de la Comunidad Autónoma si se trata de familiares cercanos (en grado directo), hay bonificaciones, por lo que la cantidad a tributar es menor o incluso no es necesario pagar por ello.  


Si se han recibido antes de la boda

 

En algunos casos el regalo se hace de forma individual a uno de los miembro de la pareja, así que si es el caso, tendrá que declararlo la persona que lo recibe.

 

Si el obsequio es para ambos, tendrán que declararlo los dos. 


En caso de que se entreguen después de la boda


La forma de tributar dependerá del régimen económico que haya elegido la pareja (separación de bienes o gananciales) y de si hay un único destinatario del regalo o lo son los dos. 


Paquete de regalo

 

¿Qué plazo hay para declararlos?

 

Tened en cuenta que el impuesto de Sucesiones y Donaciones debe presentarse en un plazo máximo de 30 días desde que los hayan hecho el regalo. Si no lo respetáis, os pueden aplicar sanciones e intereses de demora (y que no son pequeños). 

 

Para finalizar y como recomendación general para evitar disgustos: declarad siempre los regalos de boda de los familiares no directos, amigos y conocidos, y aquellos que superen los 3.000 euros independientemente de quien haga el obsequio. Y ante cualquier mínima duda, consultad con un experto en fiscalidad para que os asesore. 

 


Post relacionados:

Pedir Dinero como Regalo de Boda: ¿A Favor o en Contra?

¿Qué Efectos y Consecuencias Tiene el Matrimonio Civil?

El Régimen Económico en el Matrimonio: un Asunto Importante 

¿Por Qué Ceñirse al Presupuesto de la Boda?

Cómo Llevar el Control de Gastos de la Boda

 

La primera vez que apareció el post ¿Realmente Hay que Declarar los Regalos de Boda ante Hacienda? fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


¿Realmente hay que declarar los regalos de boda ante Hacienda? by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under CC BY-NC-ND 4.0

09 julio, 2024

Alternativas al Tradicional Ramo de Novia que Puedes Llevar el Día de la Boda

¿Ya has pensado en cómo será tu ramo de novia? Porque junto con el velo es uno de los dos accesorios más nupciales que hay... ¿o quizás ninguno de los dos son tan imprescindibles como parece? En el caso del velo hay muchas novias que eligen no llevarlo, por diferentes motivos, todos ellos igual de válidos que aquellos de las que sí quieren lucirlo el día de la boda. Y en caso del del ramo, también son muchas a las que no les convence la idea.


Aunque el hecho de que no te apetezca demasiado llevar un tradicional ramillete ese día no significa que tengas que caminar por el pasillo nupcial con las manos vacías, porque hay alternativas preciosas y originales al ramo de novia

 

Alternativas al tradicional ramo de novia que puedes llevar el día de la boda

 

Ramillete de muñeca o corsage

 

Llevar las flores en la muñeca es una alternativa encantadora y cómoda al tradicional ramo. No tendrás que preocuparte de cómo llevarlo, ni de tener que dejárselo a una dama de honor durante la ceremonia. Y funcionará casi como una joya más. 

 

Otra opción es llevar guirnaldas atadas desde los dedos hasta el antebrazo o el brazo. Es algo ideal para lucir en bodas en el bosque o en el campo.  



Tobillera

 

Es otra versión del ramillete de muñeca, pero colocado en el tobillo. Llévalo en bodas en la playa o en el campo, especialmente si vas a ir descalza. Es importante que se vea y que el bajo del vestido no estropee las flores, por lo que este debe ser corto, midi o asimétrico.

 

Aros

 

Un aro es una manera de portar las flores diferente. Es más fácil de llevar, porque lucir el ramo de novia con estilo no es tarea fácil. Se suele llevar muy alto, muy bajo o muy separado del cuerpo. Y resulta muy original, de eso no hay duda. 

 


Pomander

 

Una bola de flores o de figuras de origami colgadas de una cinta es un detalle delicioso para llevar en lugar del típico bouquet nupcial. También puede estar confeccionado con flores de tela, botones o broches.


 

Cestas

 

Las cestas son un accesorio estupendo para novias que luzcan un estilo boho, vintage o campestre. Pueden llevarse tal cual, a modo de bolso, o llenarlas con flores. Ojo con el material del cesto o capazo, porque pueden engancharse con los tejidos más vaporosos y delicados. 

 

Bolso 

 

Si no puedes renunciar a llevar bolso, tampoco lo hagas el día de la boda. Cada vez más novias lo llevan, especialmente con vestidos midi y de estilo vintage, y también con pantalones. Elige uno que por su color, material y estilo encaje con el resto de tu look


Un manguito

 

En una boda de invierno será tu mejor amigo. Puede ser de piel (mejor si es sintética) o con aplicaciones de flores.

 

 

Abanico

 

Es un complemento imprescindible para las bodas de verano, sobre todo en lugares muy cálidos. Busca uno con un diseño que combine con tu outfit nupcial. Puedes complementarlo con borlas, lazos, guirnaldas con perlas...


Parasol, sombrilla o paraguas

 

Además de servirte para protegerte del sol o de la lluvia, las sombrillas o paraguas pueden sustituir al tradicional ramo. Es importante que, además de ser útiles, tengan una estética cuidada y que encaje con el resto de tu look nupcial. Pueden ir pintados a mano, adornados con lazos o bordados, con flores naturales o artificiales...


 

Libros 

 

¿Qué te parece la idea de que un libro importante para ti y/o para tu pareja te acompañe hacia el altar? Puede tratarse de cualquier libro, desde la temática religiosa a la poesía. Llévalo tal cual o fórralo con un bonito papel o con tela. Puedes añadirle flores, un lazo o cualquier otro elemento decorativo.  


 

Globos 

 

Tanto un globo grande como varios más pequeños pueden sustituir al ramo de flores. Son algo incómodos de llevar, especialmente si hace viento, y deben estar inflados con helio para que floten sin problemas. Eso sí, son magníficos para las fotografías y el vídeo. Una vez finalizada la ceremonia, puedes atarlo a tu silla o reutilizarlo en la decoración.


Molinillos

 

Un molinillo de papel puede ser una alternativa ideal al ramo de novia en bodas de tipo festival, verbena o boho. Es un elemento alegre, asociado a la inocencia y a la alegría.


 

Farol o linterna

 

Es una idea perfecta para una ceremonia que tenga lugar a la caída del sol o durante la noche, especialmente en bodas de invierno. El camino por el pasillo nupcial con un farol o una linterna puede convertirse en un instante mágico. Además, el hecho de portar una luz puede tener un simbolismo muy especial. 

 


Velas

 

Del mismo modo en el que los faroles crean una imagen de cuento, también lo hacen las velas. Puede ser una o varias. Eso sí, es importante que el portavelas sea seguro, para evitar accidentes. 

 

Instrumentos musicales

 

Una pandereta, unas campanillas, un triángulo o cualquier otro instrumento musical puede ser una bonita (y musical) alternativa al ramo.  

 


 

Atapasueños

 

Cuelga de tu mano un atrapasueños para ir de camino al altar. Si eres una novia boho, será el complemento ideal, además de contar con un bonito significado. 

 

Mascotas

 

¿Y qué mejor idea que llevar a tu perro o a tu gatito? Eso sí, es importante que tu mascota esté cómoda en esa situación y que no haya peligro de que se escape si se asusta. 


¿Cambiarás el ramo de novia por alguna de estas propuestas?



Post relacionados:

¿Flores Frescas, Secas o Preservadas para Tu Ramo de Novia?

Personaliza y Dale Significado a Tu Ramo de Novia 

Ideas para Cubrir y Decorar los Tallos del Ramo de Novia

Cosas Preciosas para Hacer con el Ramo de Novia Tras la Boda

 

La primera vez que apareció el post Alternativas al Tradicional Ramo de Novia que Puedes Llevar el Día de la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Alternativas al tradicional ramo de novia que puedes llevar el día de la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under CC BY-NC-ND 4.0

03 julio, 2024

Consejos e Ideas para Organizar una Boda Campestre

¿Sois una pareja de ama la naturaleza? ¿Disfrutáis más de las actividades en el exterior que las de interior? ¿Preferís los ambientes relajados antes que los más formales? Si habéis respondido afirmativamente a estas tres preguntas, sois candidatos perfectos para una boda campestre.


Si os interesa conocer algunos consejos e ideas para organizar una boda campestre perfecta, no tenéis que ir más lejos, porque aquí los tenéis...


Consejos e ideas para organizar una boda campestre

 

¿Qué caracteriza a este estilo?

 

Es un estilo ligado completamente a la naturaleza, desde la elección del espacio en el que se celebre la boda hasta el último detalle de la decoración. 

 

¿Cómo llevarlo a la práctica con acierto?

 

Lo primero que debéis tener en cuenta es cómo queréis traducir el estilo campestre, porque hay muchas formas de abordarlo. Podéis decantaros por la visión de la vida en el campo de vuestra infancia, tanto porque la hayáis idealizado, como porque sea la que recordáis de vuestras vacaciones en el pueblo en el que veraneabais todos los años. También podéis buscar un estilo más internacional, como por ejemplo, buscar el ambiente de la Toscana o de una isla griega. O incluso acercaros más a la estética del campo irlandesa, inglesa o estadounidense. 

 

Un estilo campestre puede ser muy elegante, aunque esa elegancia tiene que ver con la sencillez y con la naturalidad. Es importante huir del lujo excesivo, de la abundancia de elementos decorativos y de todo aquello que sea superfluo. 


Y también puede ser moderna, porque no todo lo campestre tiene que ser rústico. Combinar lo silvestre con lo actual siempre es un acierto. 

 

 

Uno de los mejores consejos que os puedo dar es que evitéis caer en la caricatura ni el exceso.  


El espacio perfecto

 

Los espacios ideales son casas de campo y castillos en zonas rurales, masías, caseríos, jardines, invernaderos, viñedos, bodegas, granjas, graneros, en medio del bosque, al lado de un lago... Aunque sea cual sea el espacio elegido, es fundamental que tenga una parte abierta al exterior y que esté rodeada de Naturaleza.


Los colores

 

Los colores de una boda campestre serán vivos y vibrantes, tal y como están presentes en la Naturaleza. Si el evento va a tener lugar en otoño, siempre podéis utilizar los tonos propios de la estación. En el caso del invierno, podéis elegir blancos, verdes profundos, los tonos de las bayas, etc. Eso sí, olvidaos de los tonos neutros y de las paletas de color coordinadísimas. 

 


Los materiales

 

Los materiales a utilizar en la decoración serán naturales y sencillos. Madera, cestería, cordelería, macramé, paja, zinc, cristal, algodón, lino, yute son sólo algunos de ellos.

 

La vegetación

 

Las flores y los elementos vegetales son imprescindibles, tanto los que estén presentes en el paisaje o en el propio espacio, como los que se añadan con la decoración. Pueden ser frescos, secos o preservados, o incluso la combinación de todos ellos. En cualquier caso, es importante huir de los arreglos y centros muy sofisticados y artificiales. Las flores silvestres y una disposición relajada y natural son lo que mejor funciona para este estilo. 

 

Las hojas, plantas, musgo y ramas también son imprescindibles, porque aportan frescura y naturalidad. Las espigas y las flores de algodón también son ideales para este tipo de decoración. 



También podéis recurrir a las frutas, frutos y verduras, que contribuyen a reforzar la presencia de la Naturaleza en la boda. Os recomiendo que sean siempre de temporada e integrarlos con las flores y follaje.


Las mesas

 

Las mesas desnudas de madera, con caminos de mesa textiles o vegetales o con mantelerías rústicas, son las que mejor funcionan. 

 

Las mesas rectangulares y largas son las que mejor encajan con este estilo, porque dan la impresión de un ambiente más relajado y familiar que las redondas.  



Las sillas

 

Las sillas, mejor de madera, aunque podéis experimentar con otros materiales. También podéis sustituir las sillas por bancos, aunque no suelen ser demasiado cómodos para pasar mucho tiempo sentados en ellos.


La iluminación

 

La iluminación perfecta: guirnaldas de bombillas, velas y linternas, siempre que parte de la boda tenga lugar en la tarde-noche. 

 

 

Para darle calidez

 

Si es posible y si de noche refresca, sería una gran idea poner hogueras para que los invitados se puedan sentar alrededor. Y si se trata de interiores y hace frío fuera, contar con una chimenea o una estufa para aportarle calidez sería algo estupendo. 


Hablando de chimeneas, si el ambiente es cálido, siempre podéis colocar velas en el hogar en lugar de leña para crear una atmósfera mágica en el interior. 

 

El menú

 

La comida debería ser sencilla, centrada en la materia prima y en los productos de proximidad. Es mejor apostar por la calidad que por la sofisticación. 

 

Es importante que los alimentos y la preparación sean los adecuados a la temporada. También influirá si la recepción se va a servir en un interior o un exterior. 

 

Las aguas perfumadas en dispensadores, los jugos de frutas, los barriles o bañeras con hielo y cervezas son siempre un acierto para este tipo de bodas. 

 

 

En caso de que tenga lugar en invierno, los ponches, el chocolate caliente o los vinos especiados siempre funcionan bien.  


Las tartas más adecuadas para este tipo de bodas son las de tipo naked o cualquier otra que tenga motivos vegetales o que parezca elaborada por una dulce abuelita.


El entretenimiento

 

La música en vivo siempre es una buena idea para este tipo de celebraciones.

 

Los típicos juegos de jardín o de exterior son perfectos para entretener a los invitados. 


¿Qué os parece la idea de tener una encantadora boda campestre?

 

Una boda de estilo campestre puede ser todo un éxito, que disfrutaréis tanto vosotros como los invitados. ¿Será así la vuestra?



Post relacionados:

Cómo Organizar una Boda Rural con Acierto 

Cómo Organizar una Boda en una Casa Rural 

Cómo Organizar una Boda de Estilo Picnic

Cómo No Dejar Rastro en las Bodas en Espacios Naturales

 

La primera vez que apareció el post Consejos e Ideas para Organizar una Boda Campestre fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Consejos e ideas para organizar una boda campestre by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under CC BY-NC-ND 4.0

26 junio, 2024

Novio o Novia a la Fuga: ¿Quién Afronta los Gastos?

Si hay una situación de verdadera pesadilla para cualquiera es que le dejen plantado en el altar. Por muy graciosa que nos parezca la película "Novia a la fuga", lo cierto es que en la vida real supone un trauma para la persona que es abandonada. La frustración, la vergüenza, la decepción, la inseguridad o la ira son sólo algunos de los sentimientos que va a experimentar a quien han dejado justo antes de la boda.  


Aunque espero de todo corazón que esto no os ocurra ni a vosotros ni a nadie cercano, lo cierto es que conviene saber quién afronta los gastos de la boda, porque a todos esos sentimientos que he mencionado antes, podría sumarse un desembolso importante por una celebración que nunca tendrá lugar. 


Por eso en este post quiero comentaros quién afronta los gastos de la boda si el novio o la novia se dan a la fuga

 

Novio o novia a la fuga: ¿quién afronta los gastos?


Lo que dice la ley


En el artículo 42 del Código Civil, dice que "la promesa de matrimonio no produce la obligación de contraerlo", lo que implica que ninguna persona tiene obligación de cumplir con esa promesa. 

 

Pero en el artículo 43 se establece que si no se cumple la promesa de matrimonio "El incumplimiento  sin causa de la promesa cierta de matrimonio hecha por persona mayor de edad o por menor emancipado sólo producirá la obligación de resarcir a la otra parte de los gastos hechos y las obligaciones contraídas en consideración al matrimonio prometido". Lo que quiere decir que una de las partes se puede arrepentir... aunque tendrá que pagar (literalmente) por ello. Al fin y al cabo, es un incumplimiento de contrato, por lo que se pueden reclamar los gastos y obligaciones en los que se haya incurrido durante la organización de la boda. 


Y por si hubiese alguna duda, no se puede obligar a nadie a casarse, como se expone en el artículo 45: "No hay matrimonio sin consentimiento matrimonial".


Motivos que justifican la "fuga"

 

Se consideran motivos de peso que justifiquen dejar a la otra persona plantada en el altar el hecho de haberse enterado de una infidelidad, de que tiene otra familia, una seria enfermedad, que tiene serios problemas con la justicia o que ha cometido alguna ilegalidad o violencia.

 

Sombra en una pared que parece estar diciendo adiós

 

Y razones que no se consideran de peso...


Las dudas acerca de contraer matrimonio, pensar que va a ser un error o percatarse de que realmente no se ama al futuro cónyuge, por muy lógicas que puedan parecer, no se consideran justificaciones para suspender una boda de forma unilateral y en el último momento. Esas dudas o cambios de parecer no aparecen minutos antes de pasar por el altar, por lo que se entiende que hay que comunicárselo con tiempo a la pareja y cancelar la ceremonia y la celebración con tiempo y de la forma adecuada. 


Gastos a los que debe hacer frente quien se haya dado a la fuga


Las invitaciones, las alianzas, los traje de la pareja, los gastos relativos a la ceremonia (tasas, donativos a la iglesia, decoración...), las facturas de los proveedores, el catering o el alquiler del espacio, el alquiler del coche nupcial, la cancelación del hotel y/o del viaje de novios son algunos de los gastos que debe pagar aquel miembro de la pareja que cancela la boda sin motivo y de forma unilateral. 

 

El anillo de compromiso está en una zona gris, porque hay juzgados y abogados que creen que se trata de un regalo tradicional cuando una pareja se compromete y que legalmente no hay obligación de devolverlo, aunque hay otros que lo consideran como una prenda (donación condicionada) y que si no hay matrimonio, que el motivo por el que se hacer ese regalo, se debe devolver a la otra parte.


En el caso de los regalos de los invitados a los novios, estos tienen derecho a reclamarlos a la pareja. Se consideran donaciones por razón del matrimonio, y al desaparecer ese motivo, quedarían sin efecto y el regalo o el dinero entregado debería volver a los donantes. Si los novios no los devuelven en un plazo razonable, los invitados pueden recurrir a la vía civil, aunque los gastos y las dificultades que esto supone generalmente no compensa esa reclamación. 


Corazón dibujado en la arena que se está borrando por una ola


Sin derecho a indemnización


Lo que no puede pedir la parte agraviada es una indemnización por daños morales o por daños y perjuicios.


Qué plazos hay


La pareja a la que han dejado en el altar tiene un plazo de 1 año para reclamar estos gastos judicialmente, si la otra parte no se aviene de forma voluntaria a ello. Este año se cuenta desde el día en que la otra persona se ha negado a la celebración del matrimonio.


En cualquier caso, lo recomendable es que si hay un miembro de la pareja que tiene dudas a la hora de contraer matrimonio, lo hable con la otra persona con tiempo y que no espere al último momento, porque es una situación sumamente traumática para ambas partes (y también para familia y amigos íntimos), especialmente para la que es plantada en el altar.



Información de interés:

Código Civil


Post relacionados:

Qué Hacer si la Boda se Aplaza o se Cancela 

Impedimentos y Prohibiciones para Contraer Matrimonio

¿Qué Hacer si Enfermas el Día de la Boda?

 

La primera vez que apareció el post Novio o Novia a la Fuga: ¿Quién Afronta los Gastos? fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Novio o novia a la fuga: ¿quién afronta los gastos? by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under CC BY-NC-ND 4.0