03 agosto, 2022

Los Novios No Deberían Preocuparse de Nada el Día de la Boda

Hay muchas parejas que prefieren organizar la boda sin ayuda, y me parece bien. Desde aquí siempre os recomendaré que contratéis a una organizadora profesional, porque no ha organizado una sola boda, sino muchas, tiene experiencia, formación y contactos para que podáis tener la ceremonia, la recepción y la fiesta de vuestros sueños. Pero en última instancia la decisión siempre será vuestra, por supuesto.


Pero lo que no me parece bien en absoluto es que sean los novios los que se encarguen de todo también el día de la boda, porque con casi seguridad terminará en desastre.


En este post quiero daros los motivos por los que los novios no deberían preocuparse de nada el día de la boda, más allá de disfrutar y atender a sus invitados.

 

Los novios no deberían preocuparse de nada el día de la boda

 

La probabilidad de que algo salga mal cuando son los propios novios se encargan de todo el día de la boda es mucho mayor que si han designado a alguien de su confianza para que lo haga o si han contratado a una wedding planner.  


El día de la boda es ya de por sí estresante (y trepidante), por lo que no conviene añadir más responsabilidades y preocupaciones. 


Novios posando delante de una puerta mirándose, ella con la mano en la frente

 

Os impedirá disfrutar de la boda, puesto que tendréis que estar pendientes de todo y de todos.

 

No podréis estar atentos a todos los detalles, por mucho que os empeñéis. Es materialmente imposible estar dando el sí, quiero en la ceremonia y comprobando que en las mesas de la recepción se han colocado los servilleteros con sus correspondientes flores sobre cada plato. También lo es estar peinándose en la habitación del hotel al mismo tiempo que se está recibiendo a los músicos en la iglesia.

 

Si estáis pendientes de cada detalle, de la labor de cada proveedor y de que se respete el timing de la boda, no podréis atender a los invitados como es debido. 

 

Novia abrazando a un invitado durante la fiesta

 

Os daréis cuenta de aquello que salga mal, así que os frustraréis y os enfadaréis, y con casi toda seguridad os sea difícil solucionar cualquier problema que pueda surgir.

 

Estaréis de por sí nerviosos, por lo que si surge algún inconveniente, por nimio que sea, haréis un mundo de ello. Es probable que vuestra reacción sea excesiva y que no sepáis comunicar debidamente el problema y lo que esperáis al responsable, lo que impedirá que todo se solucione rápido y bien. 

 

Por otra parte, como estaréis ocupados en muchas cosas al mismo tiempo, es muy posible que se os pasen por alto los verdaderos problemas y errores de organización. 


Novios saliendo de la ceremonia con los invitados haciéndoles un pasillo y lanzándoles confetti

 

Los proveedores no suelen atender las quejas de los propios novios durante la boda del mismo modo que lo hacen con una wedding planner profesional. 

 

Los invitados, además de sentirse desatendidos, tendrán la sensación de improvisación y mala organización.  

 

El día de la boda es para que disfrutéis de cada instante, no para que os preocupéis de cada detalle de la organización.


 

Post relacionados:

Wedding Planner, Coordinador, Director, Decorador... ¿A Quién Contrato? 

La Coordinadora del Día de la Boda: Tranquilidad a la Vista 

No Siempre Podrá Ser Todo Como Tú Quieres... 

Consejos para Organizar una Boda DiY

 

La primera vez que apareció el post Los Novios No Deberían Preocuparse de Nada el Día de la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Los novios no deberían de preocuparse de nada el día de la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

27 julio, 2022

Qué Es y Cómo Organizar una Boda Celta

La cultura celta es mucho más amplia de lo que se suele pensar, porque ahora mismo se asocia a Irlanda y Escocia, aunque realmente se ha nutrido a lo largo del tiempo de todos los lugares en los que se establecieron los celtas, que abarca una buena parte de Europa, también en España y Portugal. 

 

Los celtas, hablando en general, practicaban numerosos rituales, muchos de ellos con un significado muy profundo, entre ellos las bodas. 

 

En caso de que os atraiga esta cultura y todo lo que ello conlleva, puede que queráis introducirla en la celebración de vuestro matrimonio. Si es así, en este post encontraréis consejos e ideas para organizar una boda celta


Qué es y cómo organizar una boda celta

 

El espíritu

 

La cultura celta está relacionada profundamente con la naturaleza y con la sabiduría ancestral que ha ido adquiriendo con el paso de los siglos.  

 

Si elegís este tipo de temática, mi consejo es que lo hagáis siempre desde el respeto a esa cultura y desde el buen gusto. Procurad no convertir la boda en una caricatura ni en un parque temático. Unos pocos detalles bien escogidos pueden acercaros ese día a la cultura celta de forma considerada y elegante.

 

El lugar

 

Los antiguos celtas elegían la naturaleza y el aire libre para celebrar sus bodas, así que si queréis una con temática y significado de esta cultura, sería interesante evitar los interiores, tanto para la ceremonia como para la recepción.  

 

Si no podéis celebrar la boda en el exterior, al menos procurad que haya muchas flores y plantas en el interior.

 

La ceremonia

 

La novia debería seguir un camino para llegar hasta el altar y recorrer otro diferente a la salida de la boda ya del brazo de su pareja. Es una forma de simbolizar la nueva andadura que inicia con el matrimonio. 

 

Se suele incluir el círculo de bodas. Consiste en formar un círculo con flores y hojas, lo suficientemente grande para que puedan entrar en él los novios. Se marcan los puntos cardinales (reales, no inventados), con 4 velas. En el altar se colocan varias velas (una dorada para el sol, una plateada para la luna y dos blancas, una para los novios y otra para los asistentes), un cuenco con agua (representa al elemento agua) y otro con sal (elemento tierra). El oficiante primero consagra el círculo, saludando a los 4 elementos y prendiendo las 4 velas. También se puede utilizar incienso para bendecir el círculo. 

 

La pareja llega ante el círculo, solos o acompañados de las personas más queridas. El oficiante les da la bienvenida y explica el propósito de la ceremonia, por así decirlo, una declaración de intenciones. Se pueden leer textos, expresar bendiciones para la pareja o incluso canciones. Entonces entran los invitados en el círculo.


 

El oficiante pregunta a la pareja por su intención de unir sus vidas como matrimonio y les invita a leer en voz alta sus votos. 

 

Se lleva a cabo el ritual de la unión de manos o handfasting, por el que se enlazan las manos de la pareja con una o varias cintas o cuerdas trenzada, o incluso con un pañuelo, con las que se forma un círculo o nudo que simboliza el amor eterno. También se pueden utilizar otros elementos con significado para vosotros para la ceremonia de la unión de manos: un trozo del vestido de novia de vuestras madres, la bufanda de vuestro equipo de fútbol...


 

También se puede pronunciar el juramento sobre la piedra nupcial. Que consiste en que la pareja exprese su compromiso e intenciones con la pareja y el matrimonio. Antiguamente se hacía sobre una piedra sagrada. Como ahora es difícil encontrar una a mano, el oficiante puede bendecir una piedra y utilizarla como piedra de juramento nupcial. El significado es casi obvio: el deseo de un matrimonio sólido, de un amor duradero y de la permanencia de los votos.

 

Se puede completar la ceremonia con la bendición de los anillos, que puede ser llevado a cabo por el oficiante, por las personas más cercanas a los novios o incluso por todos los invitados, lo que se conoce por el ritual de calentar los anillos o ring warming. Esto no es propiamente un ritual celta, pero que sí se puede integrar en una boda de este tipo, lo mismo que la ceremonia de la unidad o de la vela. 

 

Los novios pueden también saltar la escoba. Con este gesto se representa dejar el pasado para saltar hacia el futuro y barrer todo lo negativo antes de comenzar la vida en común. 

 

Al finalizar la ceremonia los novios pueden verter un poco de vino y desmenuzar un trozo de pastel sobre la tierra tres veces. La primera para honrar a los antepasados. La segunda para recordar a los que no pudieron asistir a la boda. Y la tercera como símbolo de primera comida y bebida que van a disfruta como casados. Hablando de comida, las parejas celtas solían comer sal y avena antes de la ceremonia para protegerse del mal de ojo.

 

El oficiante declarará a la pareja unida y les bendecirá. Entonces abrirá el círculo, esparciendo las flores y hojas, para que lo que se ha contenido durante la ceremonia en él, acompañe a la pareja en todas las facetas de su vida en común. 

 

La decoración

 

En las bodas celtas la novia iba caminando hasta el lugar de la ceremonia siguiendo un camino señalado con flores, por lo que sería una buena idea utilizar esta tradición como decoración.

 

Las guirnaldas de flores y hojas (sobre todo las perennes) serían las más apropiadas para decorar tanto el lugar de la ceremonia como las mesas de la recepción.  

 

 

Los símbolos celtas pueden dar mucho juego en la decoración, que se pueden incluir en diferentes elementos: la papelería de la boda, la mantelería, los servilleteros, en el panel del seating, los detalles de los invitados, grabados o pintados en las velas o en linternas...

 

Los cuadros de tipo escoces también pueden ser interesantes para incluirlos en la decoración de la boda.

 

El vestuario 

 

Una boda de estilo celta requiere un vestido de novia con cierto aire medieval o incluso renacentista. También puede funcionar un estilo bohemio, pero muy sencillo.

 

El azul era un símbolo de pureza para las novias, por antiguamente iban vestidas de ese color el día de la boda. Esto se puede llevar a la práctica en el vestido, pero también en alguno de los complementos. 

 

La novia puede coser o llevar bordado el nudo celta en el vestido, puesto que representa el compromiso, el amor y la propia vida.  

 

La novia debería evitar la pedrería y los diseños complejos. Los bordados o aplicaciones sencillas pueden ser una opción.

 

 

Las capas funcionan muy bien para las novias de estilo celta.

 

Las parejas de novios celtas iban con los pies descalzos para estar en contacto con la Madre Tierra, y también como símbolo de humildad.

 

Las coronas de flores en el cabello son un detalle muy apropiado para este tipo de bodas. Las flores y plantas silvestres serían las ideales.

 

El novio puede llevar una atuendo de estilo medieval o renacentista, aunque también puede optar por la falda escocesa.

 

Si el novio no desea llevar un atuendo con falda de cuadros o de estilo medieval, lo ideal sería elegir un vestuario ligeramente casual, aunque siempre debería acompañar el estilo de la novia.

 

Los anillos

 

En las bodas celtas se suele utilizar un anillo con un diseño relacionado con la cultura, como los de Claddagh, Serch Bythol o de nudo celta.

 

El de Claddagh consiste en un corazón rodeado por unas manos y rodeado por una corona. Lleva una piedra, que en el mundo celta debería ser la de la piedra de nacimiento de la novia.

 

El de Serch Bythol está formados por triskeles enlazados.

 

El del nudo celta está formado por dos cuerdas separadas unidas como una sola. El significado habla por sí mismo, muy apropiado para el matrimonio. 

 

La música

 

Hay mucha música de estilo celta que puede sonar durante la boda, desde la ceremonia hasta la propia fiesta. 

 

Si podéis, la presencia de uno o varios gaiteros será un detalle perfecto para una boda de este estilo. 


 

Tradiciones y supersticiones

 

Los novios deben recibir una campana como regalo de bodas. Ésta se coloca en el hogar de los recién casados, de modo que cuando haya alguna discusión, se puede hacer sonar para ponerle fin.

 

Las herraduras son símbolo de buena suerte. Se puede llevar una de pequeño tamaño cosida al vestido o en el ramo, también en el prendido o boutonniere del novio o en un bolsillo en el caso del novio.  


 

Se considera de mala suerte que la novia se ponga el velo ella misma. Debe hacerlo otra mujer con un matrimonio feliz para que transmita algo de esa suerte y felicidad a la futura esposa. 

 

Dar la última puntada al vestido de novia el mismo día de la boda es una forma de atraer la buena suerte.

 

Los pendientes que se llevan el día de la boda traerán suerte cuando la novia se los ponga después del sí, quiero.

 

Se cree que la lluvia el día de la boda trae suerte al futuro matrimonio. 

 

Las novias llevaban en pañuelo en la manga o en el ramo como símbolo de fertilidad. Antiguamente confeccionaban con ese pañuelo un gorrito para el bautizo de su primer bebé. 

 

Es una tradición poner una porción de tarta nupcial en una cajita para que los invitados se los lleven como recuerdo. Se suele poner una tarjeta o en la misma caja el nombre de los novios y la fecha de la boda. 

 

También se puede tener detalles con los invitados introduciendo amuletos de pequeño tamaño dentro del pastel. Los más habituales en esta cultura son un anillo, un botón, un dedal, una moneda o un guisante seco, aunque podéis incluir otros que signifiquen algo para vosotros. 

 

Una costumbre curiosa es la del lanzamiento de monedas (grushie). El novio lanza monedas a los invitados durante el banquete, para compartir la felicidad y las bendiciones de la pareja con todos los asistentes. 


¿Os animáis ahora a organizar una boda celta?

 

 

Post relacionados:

Cómo Organizar una Boda en el Jardín de Tu Casa 

20 Errores en las Bodas de Exterior 

Cómo No Dejar Rastro en las Bodas en Espacios Naturales

Todas las Claves para una Boda Eco 

Consejos para No Equivocarse con una Boda Temática

 

La primera vez que apareció el post Qué Es y Cómo Organizar una Boda Celta fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Qué es y cómo organizar una boda celta by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

20 julio, 2022

Consejos para Llevar Flores Naturales en el Pelo el Día de la Boda

La mayoría de las novias adornan su cabello el día de la boda. Velos, tiaras, diademas, turbantes, pamelas, sombreros, horquillas, peinetas, lazos, flores de tela... hay tantos accesorios que es difícil elegir. Pero las flores naturales tienen algo especial a la hora de adornar el pelo de una novia. Pueden ser sencillas o sofisticadas. Nunca pasan de moda. Encajan con todos los estilos. Y son tan bonitas...


Yo llevé una en el cabello el día de la boda. Y volvería a hacerlo. Era una enorme rosa de un rojo profundo (fui una novia vestida de rojo de la cabeza a los pies), que llevaba debajo de la oreja, ligeramente escondida entre los rizos.


Si a ti también te gustaría optar por este tipo de adornos, te recomiendo que antes leas estos consejos para llevar flores naturales en el cabello el día de la boda

 

Consejos para llevar flores naturales en el  pelo el día de la boda

 

Si tienes alergia al polen, es importante que elijas variedades que no te afecten, o que directamente prescindas de las flores naturales.  

 

Ten en cuenta que algunas variedades no son adecuadas para llevarlas en contacto con la piel. 

 

Si la boda va a tener lugar al aire libre, ten en cuenta que las variedades con mucho polen pueden atraer a abejas y otros insectos.

 

Debes elegir flores resistentes tanto al paso de las horas como del roce y la manipulación. Piensa que tendrán que acomodarse en tu peinado, estarán mucho tiempo en tu cabello, que caminarás, besarás a muchas personas, entrarás y saldrás del coche, bailarás...

 

Procura que los tallos y los pétalos sean fuertes, porque será más fácil manejarlas y que el resultado sea más estable y duradero.  

 

Si lo que te gustan son las flores muy delicadas, es mejor que te decantes por las artificiales, o al menos por las preservadas.

 

La variedad, colorido y forma de disponer las flores tienen que ser apropiadas para tu cabello (color, textura, largo...), el tipo de peinado, de si llevas velo o no, y también del vestido que hayas elegido. 

 

No te olvides de las hojas, porque son ideales para complementar el arreglo que lleves en el pelo. No todos los estilos las requieren, pero los más románticos y campestres sí que se ven realzados con un punto de verdor.

 

Es importante que encajen de algún modo con el resto de las flores que lleves en el ramo de novia. No hace falta que sean las mismas, pero que el color o las variedades tengan cierta coherencia entre sí.

 

Algunas flores a tener en cuenta: ásteres, flores de cera, fresias, girasoles de pequeño tamaño, hibiscos, lirios, margaritas, algunas orquídeas, paniculata, rosas (las variedades más resistentes), stephanotis...


Recogido con flores naturales

 

Habla con el florista acerca de las flores que quieres llevar en el pelo, para que te asesore en cuanto a la disponibilidad para la fecha de la boda, cuáles son las que más te convienen y cómo tratarlas.

 

También es importante que consultes con el profesional de peluquería que te vaya a peinar el día de la boda, para que también te asesore respecto a las flores y a cómo acomodarlas en el peinado. 

 

Si te vas a peinar tú misma, te recomiendo que hagas una prueba antes, para comprobar cómo se comportan, si se manejan bien, si el resultado es el esperado...

 

Si llevas las flores cerca del rostro, es importante que su forma y color te favorezcan

 

Ten en cuenta que una sola flor grande y vistosa, es un detalle sofisticado sobre el que se centrarán todas las miradas.

 

Si son muchas, el resultado será más romántico y natural, tanto si las flores son pequeñas como medianas. 

 

Novia con trenza con paniculata tejida en ella

 

Las puedes llevar en solitario, en forma de corona o semicorona, para adornar una coleta o trenza, para aportarle personalidad a un recogido, a un lado del rostro en cabellos sueltos, en forma de cascada, rodeando o sujetando el velo... O atrévete a llevar las flores como pendientes.

 

Si tu pelo es muy corto, puedes recurrir a las coronas o a montar las flores en una peineta.

 

En caso de que quieras conseguir unas facciones más dulces y un aspecto más romántico, opta por las flores situadas cerca de la cara, pero por debajo de las orejas.

 

Las flores deben mantenerse con agua y en un lugar refrigerado hasta que vayas a peinarte. En cualquier caso, el florista te dará las instrucciones para conservarlas de la mejor forma posible. 

 

Cuanto menos se manipulen flores y hojas, más resistirán en buenas condiciones en tu cabello. 

 

Mesa con cubos de zinc con flores y tijeras

 

Los tallos no se deben cortar en exceso, puesto que servirán para asegurar las flores en el peinado. Es mejor ir eliminando lo que sobra poco a poco, que dejar la flor sin posibilidad de sujeción. 

 

Si quieres que el tallo no se vea, aunque aparezca inesperadamente entre el cabello, puedes pintarlo con laca de uñas de un color similar al de tu pelo. 

 

Para asegurar las flores se utilizan horquillas, tanto las planas como las de moño, según sea la cantidad del cabello, la forma del peinado y la forma de ir dispuestas sobre él. 

 

La laca debe ponerse siempre antes de colocar las flores. Si se rocía sobre ellas se pueden dañar, así que es importante evitarlo.  

 

¿Qué flores naturales llevarás tú el día de tu boda prendidas de tu pelo?


 

Post relacionados:

Flores que Deberías Evitar en la Boda

Errores a la Hora de Elegir las Flores de la Boda

Cómo Utilizar las Flores Secas en una Boda 

¿Flores Frescas, Secas o Preservadas para Tu Ramo de Novia? 

Cómo Prepararte para la Prueba de Peinado de Novia 

Cómo Elegir el Peinado de Novia y No Equivocarse

 

La primera vez que apareció el post Consejos para Llevar Flores Naturales en el Pelo el Día de la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Consejos para llevar flores naturales en el pelo el día de la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

13 julio, 2022

Invitados que Cancelan a Última Hora: Qué Ocurre con Sus Cubiertos

Preparáis la lista de invitados cuidadosamente, pensando en que todos ellos va a asistir encantados. Aunque habéis solicitado confirmación hay pocos que lo hacen. Y a última hora os enteráis de que hay varios invitados que finalmente no van a asistir, aunque contabais con ellos. Toda una decepción... Y un gasto innecesario, porque los proveedores suelen hacer pagar por los cubiertos de los invitados que se caen en el último momento. Pero que no cunda el pánico, porque les ocurre a todas las parejas. 

 

En este post quiero comentaros qué ocurre con los cubiertos de los invitados que cancelan a última hora, cómo evitarlo y qué esperar

 

Invitados que cancelan a última hora: qué ocurre con sus cubiertos


Qué ocurre con los cubiertos de los invitados que cancelan y por qué el proveedor puede penalizar por ello


Cuando contratéis la boda veréis que en las condiciones se indica el plazo en el que tenéis que dar el número final de invitados. Según el proveedor, la época del año y la cantidad de asistentes que se manejan, se puede permitir un margen de tiempo más o menos largo, aunque suele oscilar entre 1 y 2 semanas. 

 

Este plazo que pide el proveedor para concretar el número de invitados no es un capricho, sino una necesidad a la hora de organizar todo el servicio de la boda. Pensad que la planificación de la compra de los alimentos y las bebidas no es la de una cocina particular. Hacen falta cantidades mucho más grandes. Es necesario organizar la cocina en cuanto a procesos y al equipo que se necesita para ello. Y también tienen que prever el número de camareros que deben trabajar en la boda, porque no es lo mismo atender a 100 invitados que a 200. 

 

Mesas preparadas para una boda

 

Si vais a contratar la barra libre, también es necesario saber el número de asistentes para prever el aprovisionamiento de bebidas y el número de camareros. 

 

En algunos casos, en las condiciones establecerán que si el número de asistentes baja de forma sustancial, puede que os cambien de salón. Si la sala es muy grande y hay muchas bajas, puede que un puñado de mesas se pierda en el espacio vacío, o que al establecimiento no le compense abrir un salón grande para pocos invitados (gasto de iluminación, calefacción, aire acondicionado, trayectos más largos para los camareros...).

 

Si el proveedor tiene un mínimo de invitados para contratar con ellos y la cantidad de invitados termina por reducirse por debajo de ese número límite, puede que os obliguen a pagar los cubiertos necesarios hasta llegar a él. Os pongo un ejemplo: un espacio que tiene un mínimo de 70 invitados. Vuestra lista inicial es de 100 asistentes y por lo tanto contratáis con ese proveedor. Poco a poco van reduciéndose las confirmaciones de asistencia hasta llegar a los 65. Pues bien, os puede exigir que paguéis esos 5 cubiertos de más, incluso aunque no vayan a consumirse. 

 

Puesto de mesa preparado para una boda

 

Cómo evitarlo (o al menos intentarlo)

 

Leed siempre el contrato y las condiciones antes de firmarlo. Hacedlo de forma cuidadosa y fijaos no sólo en el total del presupuesto, porque los plazos y cantidades de los diferentes pagos importan mucho, también otras condiciones. Hacerlo os permitirá saber a qué os enfrentáis al contratar y si os conviene intentar modificar alguna cláusula o no. 

 

La fecha de la boda también tiene mucho que ver a la hora de que haya invitados que se puedan caer a última hora de la lista. Si hay competiciones deportivas, como un campeonato importante de fútbol, puede ser un hándicap a la hora de cerrar el número de invitados en firme. Si finalmente el equipo o la selección del país juega ese día, habrá muchos que preferirán ver el partido y no ir a vuestra boda. Y eso no se sabe hasta que los equipos han jugado otras fases.

 

A la hora de confeccionar la lista de invitados es muy importante que sea realista. Cuando hablo de realista me refiero a que analicéis cómo son esas personas, si son confiables y honestos, y si realmente os aprecian. También hay que procurar evitar los invitados por compromiso o esos de relleno (los que se invita para que la boda sea más numerosa, para que hagan bulto), porque estos últimos suelen ser los más volátiles.

 

Enviad las invitaciones con tiempo suficiente. Esto significa que no debe ser ni mucho ni poco. Si a un invitado le llega una invitación con un margen muy grande, puede que se le olvide y que llene su agenda con otros compromisos. Si es poco, puede que esa agenda ya esté llena y no pueda asistir.

 

Personas preparando invitaciones de boda, con una máquina de escribir vintage en primer plano

 

Procurad ser insistentes para que los invitados os confirmen la asistencia a la boda. Hay muchos a los que les cuesta decir sí o no, por eso hay que apremiarles para que lo hagan. No confirmar con tiempo es un gesto de mala educación y poca consideración hacia vosotros, porque todos sabemos que cuando no se confirma a tiempo, hay muchas posibilidades de que paguéis por su cubierto y que se pierda.

 

Qué se puede esperar si hay invitados que cancelan en el último momento

 

Si os encontráis con que la lista de invitados se reduce drásticamente después de haberse cumplido el plazo para comunicársela a proveedor, podéis hacer dos cosas. Una de ellas es intentar negociar con el responsable del espacio para que no os cobre todos los cubiertos, aunque eso suele ser tarea difícil. La otra es pedir que os entreguen la comida que sobra. Con ella podéis hacer muchas cosas: llenar vuestro congelador, regalársela a los invitados para que se la lleven a su casa o donarla. En cualquier caso, se prevé que, a partir de 2023, los establecimientos de hostelería estarán obligados a entregarla a los clientes (ahora hay un proyecto de Ley, de Prevención de las Pérdidas y el Desperdicio Alimentario), aunque en algunas comunidades ya se lleva a cabo.  

 

Espero que esta información os haya sido útil... y que no tengáis que recurrir a ella, porque todos los invitados de vuestra lista asistan a la boda.



Post relacionados:

Consigue que Respondan al Se Ruega Confirmación 

Se Ruega Confirmación

¿Qué Hacer con la Comida que Sobra en la Boda?

Hablando de Cantidades en la Boda

 

La primera vez que apareció el post Invitados que Cancelan a Última Hora: Qué Ocurre con Sus Cubiertos fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Invitados que cancelan a última hora: qué ocurre con sus cubiertos by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.