14 agosto, 2019

Storytelling: el Secreto de una Boda Memorable

El storytelling es, ni más ni menos, que el arte de contar historias que atraigan y emocionen. Esta técnica se ha utilizado desde siempre, aunque ahora se aplica (con muy buen criterio y mejor resultado) al marketing. Porque es que es algo sumamente eficaz, porque lo que importa no son las palabras o imágenes con las que se cuenta la historia, sino lo que hace sentir a quien la escucha, la lee o la mira; la experiencia que proporciona.


Y si es una técnica capaz de generar emociones y experiencias únicas... ¿por qué no aplicarla a las bodas? Porque toda pareja, toda boda, tiene una historia (o varias) tras de sí.


En este post quiero daros algunas claves para que vuestra boda cuente una historia.


Storytelling: el secreto de una boda memorable


Porqué utilizar el storytelling en la boda


Contar la historia de la pareja es la mejor manera de conseguir una boda única y memorable, tanto para vosotros, los novios, como para los invitados.


Centrarse en vuestro recorrido vital como pareja, permite recortar otros recursos más costosos, como la decoración. 


Una boda no debería ser un guion prefabricado, ni un cúmulo de momentos y detalles previsibles amontonados en el tiempo y el espacio sin orden ni concierto. No hay nada peor que una boda en serie, porque se acaba confundiendo en la memoria de los asistentes (incluso en la vuestra) con otros enlaces.



A evitar


Es importante que tengáis en cuenta que vosotros obviamente conocéis vuestra historia, pero muchos de los asistentes únicamente sabrán de una parte de ella, algunos incluso no la conocerán en absoluto. Por eso es importante que contéis esa historia para todos, sin dar por hecho que están al tanto de todos sus detalles y sin chistes privados entre vosotros dos o entre vosotros y vuestros amigos más íntimos.


Evitad contar detalles irrelevantes. Los que están siendo espectadores en vuestra boda quieren que les emocionéis, no que les aburráis. Y tampoco conviene aportar nada que pueda incomodar a los invitados, como detalles escabrosos o desagradables.


Conviene relatar una historia, pero también involucrar a los invitados. Si no hay una parte interactiva, no se sentirán involucrados y en algún momento de la boda se aburrirán y desconectarán. Personalización, sí; narcisismo, mejor no.


Cómo contar vuestra historia


Utilizad el storytelling para que vuestra boda sea inolvidable, que se convierta en una experiencia, tanto para vosotros como para los invitados. Tened esto en cuenta desde el principio, porque es más fácil llevarlo a la práctica desde los cimientos, que luego ir añadiendo detalles a posteriori.


Convertid una historia común en algo excepcional. Lo que importa no es la anécdota en en sí, sino la forma en la que se relata. Pensad en presentarla como en un guion cinematográfico.



El mejor momento para contar la historia de la pareja es la ceremonia. Vuestros votos, el guion de la boda, las intervenciones de los amigos y familiares... si en lugar de hablar de tópicos e incluir textos conocidos, se cuenta cómo os habéis conocido, cómo sois por separado y como pareja, lo que os gusta y lo que os mueve, el éxito está asegurado. Una ceremonia en la se no se sonríe, no se ríe y no se llora un poquito, no será inolvidable para nadie, ni siquiera para vosotros.


Aunque también la recepción o la fiesta pueden ser momentos en los que practicar el storytelling, por supuesto.  



Algunas ideas para llevarlo a la práctica...


Podéis relatar vuestra historia en la papelería de la boda, incluyendo detalles, frases o imágenes vuestras. Las invitaciones, los programas de la boda, las servilletas del cóctel, el panel de seating, las tarjetas de puesto de mesa, los menús, los señalizadores de las mesas, las tarjetas de agradecimiento... todo puede ser un escaparate para sacar vuestra vena cuentista.



Incluid una flor con significado para cualquiera de los dos, o para alguna persona importante para vosotros. Puede ser en la decoración, en el boutonniere o en la decoración.


En bodas multiculturales se pueden incluir las tradiciones, costumbres, platos, bebidas o música propia de cada una de ellas. De esta forma, todos los invitados se sentirán involucrados. Los que procedan de otros lugares, porque se sentirán incluidos en la boda. Y los que sean de vuestro mismo país o localidad, porque aprenderán algo nuevo.



Vídeos contando vuestra historia: una gran idea. Pero, ojo, no esas presentaciones manidas y aburridas en las que se incluyen fotos de los novios desde que eran bebés hasta el momento actual... y que todos están deseando que terminen para seguir comiendo o para ir a la barra libre. Me refiero a vídeos en los que contéis vuestra historia, momentos especiales, retos que habéis alcanzado, intervenciones de amigos y familiares contando anécdotas... todo ello en formato breve, dinámico y atractivo. Mejor en vídeo que en presentación. Incluso en formato videoclip, con un buen tema musical. En lugar de ponerlo a los postres o antes del baile, podéis ofrecer pequeñas píldoras a lo largo de la boda, ofrecerlo durante el cóctel o incluso enviarlo a los móviles de los invitados en un momento dado.


En caso de que no os guste la idea del vídeo, podéis recurrir a las fotos. Podéis colocar fotos vuestras con alguna explicación o relato breve e incluirlas en la decoración de la recepción o de la ceremonia. Por ejemplo en el pasillo nupcial o colgados en forma de cuadros en la zona del cóctel o la recepción.



En caso de que tengáis hobbies y aficiones curiosas, podéis introducirlas en la boda en forma de juegos, animación o tematización.



 
Otra forma de introducir el storytelling en vuestra boda es preparar un trivial con preguntas sobre vuestra relación, para que los invitados compitan. El que acierte, podría llevarse un premio o incluso invitarle a hablar sobre vosotros ante todos los invitados.


Incluso podéis contratar una canción personalizada que cuente vuestra historia. Será algo memorable y diferente.


Para terminar, quiero daros un último consejo, probablemente el más importante: haced que vuestra boda cuente.




Post relacionados:

Bodas en Serie y Cómo Huir de Ellas 
62 Errores Comunes que Se Cometen en las Bodas (I)
62 Errores Comunes que Se Cometen en las Bodas (II) 
Momentos que No Puedes Dejar de Fotografiar (I)
Momentos que No Puedes Dejar de Fotografiar (II)


La primera vez que apareció el post Storytelling: el Secreto de una Boda Memorable fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Storytelling: el secreto de una boda memorable by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

07 agosto, 2019

Wedding Planner, Coordinador, Director, Decorador... ¿A Quién Contrato?

Si te digo wedding planner, seguro que sabes a qué tipo de profesional de las bodas me refiero... ¿o no? Y es que en el sector nupcial hay más de uno y se suelen confudir unos con otros. Porque no es lo mismo un organizador, que un coordinador, un director o un decorador de bodas. Si bien es cierto que hay profesionales que tienen suficiente formación y experiencia que les permite desempeñar cualquiera de esas funciones, no es lo habitual.


Sus cometidos y habilidades son diferentes, así que conviene que los conozcáis para saber cuál os conviene más en vuestro caso.  Si queréis saber quién es quién en esto de la organización de bodas, a continuación os detallo todo...


Wedding planner, coordinador, director, decorador... ¿a quién contrato?


Planificador de bodas o wedding planner


Funciones


Es el que proporciona un servicio más completo a la hora de organizar una boda.

Acompaña a los novios en todo el proceso de planificación, desarrollo de la boda, e incluso de la postboda.

Se encarga del proceso logístico al completo

Ayuda a determinar y gestionar el presupuesto.

Escucha y aconseja a los novios en cuanto al estilo de la boda.

Ofrece contactos con diferentes proveedores nupciales.

Acompaña a los novios a las visitas con esos proveedores.

Negocia los contratos con los proveedores y procura los mejores precios y descuentos para sus clientes.

Asesora en cuanto a la contratación y condiciones de servicio de los proveedores.

En muchos casos se encarga de los pagos a los participantes en la boda (DJ, maestros de ceremonias, animadores...), sobre todo el mismo día de al celebración y cuando son en efectivo.

Coordina (y recuerda a los novios) las citas con los proveedores, casi funciona como un asistente personal.  

Diseña el timing de la boda.

Asesora a los novios en cuanto a protocolo y etiqueta. 

Coordina a todos los implicados en la boda.

Soluciona todos los problemas que puedan surgir desde que se contratan sus servicios hasta que finaliza la boda, incluso los que puedan surgir después en relación con los proveedores, como los pagos restantes, reclamaciones, etc.


Cuándo contratar uno


Si no tenéis tiempo para dedicarle a la organización de la boda.

Cuando no sabéis por dónde empezar a planificarla.

En caso de que no queráis experimentar el estrés que suele conllevar la organización del enlace.

Si la boda va a tener lugar en una localización diferente a la de vuestro lugar de residencia o si se trata de un espacio singular, más allá de los habituales hoteles o fincas.

Cuando el número de invitados es muy numeroso. 

En bodas multiculturales.

Y, por supuesto, si contáis con presupuesto para contratar el servicio.


 Agenda, vela y flores


Coordinador de bodas o wedding coordinator


Funciones


No es ni el planificador ni el estilista, sino el que coordina y se encarga de los detalles el propio día de la boda.

En algunos casos puede encargarse del último tramo de la organización, coordinando proveedores y detalles que ya se hayan planificado antes, siempre que no se hayan contratado los servicios de un organizador de bodas.

Supervisa y coordina a los proveedores de la boda el "día B".

Visita previamente los espacios de la boda para comprobar que todo está listo y acorde a los deseos de los novios. 

Se encarga de los detalles que puedan haberse pasado por alto durante la fase de organización.

Asesora a los novios en cuanto al protocolo a seguir en el desarrollo de la boda si es necesario. 

Se ocupa de que el timing se cumpla. Si ni los novios ni el planificador han creado la línea de tiempo, se encargará de crearlo.

"Invita" a los asistentes a que entren y se acomoden en el lugar en el que se celebre la ceremonia cuando llegue la hora. 

Ayuda a los invitados a encontrar su sitio en el lugar en el que se lleve a cabo la recepción.

Sus servicios suelen finalizar tras la ceremonia y la recepción. En algunos casos se quedan para recoger y cerrar el evento.


Cuándo contratar uno


Si queréis que todo salga a la perfección el día de la boda, sin tener que recurrir a amigos o familiares para que se encarguen de supervisar y coordinar todo, incluso sin tener que estar pendientes ellos mismos. Así todos podréis disfrutar de la boda, novios e invitados.

En caso de que hayáis organizado la boda vosotros mismos, pero deseéis que todo lo planificado se lleve a cabo puntual y fielmente.

Si habéis contratado un organizador de bodas que no cuenta con servicio de coordinador del "día B" (algo poco frecuente) y pensáis que lo necesitáis. 

En bodas muy numerosas y con una organización compleja.

Si sois muy organizados y meticulosos.


Pasillo nupcial con invitados


Director de bodas


Funciones


Es el que se encarga única y exclusivamente de que el día de la boda se ejecute a cabo todo lo planificado previamente.

Es quien dirige la ceremonia y/o la recepción in situ, como un director de orquesta se encarga de que los músicos toquen una pieza con precisión, pero no ha escrito la partitura, ni ha seleccionado a los músicos, ni ha decorado el auditorio, ni ha vendido las entradas al público.


Cuándo contratar uno


Si habéis planificado la boda vosotros mismos, pero queréis que alguien siga al pie de la letra vuestras directrices.

En caso de que el espacio de la boda ponga a vuestra disposición un coordinador, pero queráis que haya alguien supervisando que lo que habéis acordado se lleva a la práctica y que se encargue de coordinarse con el responsable del lugar de celebración. 


Novia abrazando al director de la ceremonia con el novio al lado


Decorador/diseñador/estilista de bodas o wedding stylish (o wedding designer)


Funciones


Lleva a la práctica el tipo de boda que los novios quieren y que han esbozado con el organizador.

Diseña, planifica y ejecuta la decoración de la boda.

Visita el espacio a decorar para conocer las posibilidades, los pros y contras que ofrece y si la idea que tienen los novios se puede adaptar allí.

Aconseja sobre el tipo de decoración, paleta de colores y ambiente a crear.

En ciertos casos también asesora en cuanto a vestuario, peluquería, maquillaje, complementos...

Busca que toda la boda tenga una coherencia en cuanto a estilo. 

Plasma en planos detallados la decoración que se va a llevar a cabo.

Supervisa el trabajo de los proveedores relacionados con la decoración o el estilismo.

No se encarga de la planificación o la coordinación de la boda más allá de la decoración y el estilismo. 

No asesora en cuanto a protocolo.


Cuándo contratar uno


Cuando deseéis que la decoración sea una parte fundamental de la boda.

En caso de que queráis una ambientación única o en el caso de bodas temáticas.

Si lo vuestro no es la moda y la imagen personal, pero buscáis que vuestros outfits nupciales sean perfectos. 

Si lo vuestro no es la creatividad y/o no contáis con mucho tiempo para dedicarle a la decoración.

Si el espacio en el que se va a celebrar la boda no cuenta con mobiliario, decoración o iluminación propias y es necesario vestirlo por completo desde cero. 


Mujer con flores en una caja rosa adornada con tul


Finalmente, me gustaría añadir que el wedding planner o el coordinador de la boda que ofrecen los espacios en los que se celebran las bodas no cumplen muchos de los cometidos que he mencionado anteriormente. Aunque realizan su labor de una forma excelente (doy fe), sus cometidos se limitan únicamente al proveedor que les contrata y están limitados en gran medida a la política y condiciones de la empresa que les contrata (como es lógico); limitaciones que se anteponen a los deseos de los novios. Eso sí, esta opción tiene la ventaja de ser más económica, de hecho puede estar incluida dentro del precio que cobra quien alquila el espacio o quien ofrece el catering.


Los organizadores, coordinadores y decoradores independientes (no los comisionistas, que cobran a los proveedores no a las parejas que se casan) se deben únicamente a sus clientes, los novios, que son los que pagan por sus servicios directamente.


En cualquier caso, es importante que contratéis a un profesional del sector nupcial, con formación y experiencia suficientes para que vuestra boda sea perfecta.




Post relacionados:

Pero, ¿Qué es una Wedding Planner? (I)
Pero, ¿Qué es una Wedding Planner? (II) 
La Coordinadora del Día de la Boda: Tranquilidad a la Vista 
24 Consejos para Decorar Tu Boda


La primera vez que apareció el post Wedding Planner, Coordinador, Director, Decorador... ¿A Quién Contrato? fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?


Licencia de Creative Commons
Wedding planner, coordinador, director, decorador... ¿a quién contrato? by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.